Putin viaja a China para activar la nueva política exterior rusa

La visita del presidente ruso Vladimir Putin a Pekín este martes, se interpreta como una aplicación directa de la nueva estrategia en política exterior rusa, que hace de Asia un socio privilegiado.

15 de Julio de 2000 | 15:45 | EFE
MOSCU.- La visita del presidente ruso Vladimir Putin a Pekín, se interpreta como una aplicación directa de la nueva estrategia en política exterior rusa, que hace de Asia un socio privilegiado "frente a la dominación de Estados Unidos".

Esta visita, durante la cual Putin se reunirá con el jefe de Estado chino, Jiang Zemin, debe "estimular el desarrollo de las relaciones chino-rusas en los campos económico y militar y favorecer la cooperación de ambos países en el escenario internacional de Asia y el mundo", declaró el viernes un alto responsable ruso.

Moscú subrayó recientemente "la semejanza entre la interpretación rusa y china en cuestiones clave de la política internacional".

La nueva estrategia rusa en política exterior, aprobada el 30 de junio por Putin, estipula que "Rusia buscará crear un sistema multipolar en las relaciones internacionales" para oponerse a la tendencia actual "de establecimiento de un mundo unipolar mediante una dominación económica y militar de Estados Unidos".

En este contexto, "Asia tiene una importancia creciente para Rusia", según la nueva orientación rusa.

La visita de Putin a China "se enmarca perfectamente en esta política", confirmó el alto responsable ruso.

Moscú y Pekín comparten la denuncia del proyecto norteamericano de sistema nacional de defensa antimisiles (NMD), que relanzaría, según ellos, la carrera armamentística.

"El NMD va a ser sin duda tema en las conversaciones entre Jiang y Putin", reconoció el citado alto responsable ruso.

Según la misma fuente, además de la cooperación política internacional, Jiang y Putin buscarán consolidar "la relación de confianza y la asociación estratégica que une a ambos países".

Se trata sobre todo de unir fuerzas en el terreno de la seguridad en Asia central, donde prolifera el tráfico de drogas y de armas, y que es también una región amenazada por el terrorismo islámico. El pasado 5 de julio en Dushambe (Tayikistán), durante una cumbre del Grupo de Shangai (Rusia, China, Kazajstán, Kirguisistán y Tayikistán), Jiang y Putin decidieron junto a sus socios poner en marcha un centro antiterrorista para la región.

"Se trata de demostrar al mundo entero que China y Rusia pueden tener intereses comunes en el campo de la seguridad", según Oleg Cherebov, del centro moscovita del Instituto Indem.

Pekín y Moscú "están también interesados en una asociación técnico-militar", recuerda el analista Dimitri Trenin, de la Fundación Carnegie.

En cuanto a la inmigración clandestina procedente de China, Rusia confía en las buenas relaciones con Pekín para remediar este problema, nuevo para Moscú, según el alto responsable ruso.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores