Senadores norteamericanos se reunieron con Fidel Castro

Tres congresistas estadounidenses se reunieron con el Presidente cubano Fidel Castro durante casi 10 horas, hasta la madrugada del domingo, encontrándolo "encantador y jovial", mientras le recomendaban reformas políticas y económicas.

16 de Julio de 2000 | 20:41 | Reuters
LA HABANA.- Tres senadores estadounidenses se reunieron con el presidente cubano Fidel Castro durante casi 10 horas, hasta la madrugada del domingo, encontrándolo "encantador y jovial", mientras le recomendaban reformas políticas y económicas.

Poco antes de viajar de nuevo a Washington el domingo al finalizar su visita, la delegación estadounidense de alto nivel también reiteró su oposición al embargo económico de cuatro décadas impuesto a Cuba.

"Cuba no es una amenaza a la seguridad nacional de Estados Unidos ... No hay razón por la que Estados Unidos y Cuba no puedan tener relaciones normales", dijo el senador demócrata Max Baucus en una conferencia de prensa.

"No vimos nada aquí que haya cambiado nuestra manera de pensar", indicó el senador, quien agregó que el embargo comercial daña innecesariamente a ambas naciones.

La pieza central del viaje de los senadores fue un maratónico encuentro con el líder comunista cubano de 73 años en el Palacio de la Revolución, en La Habana, que comenzó el sábado en la tarde y terminó alrededor de las 02.00 hora local del domingo (0700 GMT).

Los senadores dijeron que abordaron con Castro temas como derechos humanos, el libre flujo de información, la necesidad de una apertura económica y preparativos para una transición, una vez que él deje el poder.

Pero, al igual que muchos dignatarios extranjeros a quienes Castro le gusta recibir en sesiones maratónicas, quedaron entusiasmados en cuanto a su manera de ser.

CASTRO TIENE SU PROPIA VERSION DEL MUNDO

"El estuvo articulado, muy encantador, muy hospitalario, muy jovial. El tiene su propia versión de la historia del mundo y virtualmente de cada tema que discutimos durante 10 horas", dijo el senador republicano Pat Roberts.

"El presidente Castro fue muy amable con nosotros ... Es una persona encantadora, muy simpática", agregó el tercer miembro de la delegación, el demócrata Daniel Akaka.

Aunque los senadores apoyan el levantamiento de las sanciones económicas a Cuba, también creen que Castro debería comenzar a reformar su sistema político socialista de partido único y la economía administrada por el estado.

Según Baucus, el embargo "da a Fidel Castro excusas para políticas económicas fracasadas y excusas para una represión continua".

Roberts añadió que "el comercio de Estados Unidos con Cuba depende tanto de que el gobierno cubano esté preparado para considerar reformas económicas, como de cambios estadounidenses".

Durante la conversación de 10 horas con Castro -en la que, según los senadores, el gobernante habló 70 por ciento - y en otras reuniones con ministros cubanos, "nosotros los presionamos muy fuertemente" sobre tales preocupaciones, dijo Baucus.

Los senadores dijeron que Castro parecía particularmente interesado con el futuro de Cuba después que deje el poder.

"Creo que el tema está claramente en su mente. Una de las primeras preguntas que formuló fue qué pasa bajo nuestra constitución cuando el presidente está inhabilitado", dijo Baucus.

"El también lo abordó al fin. Creo que quería asegurarnos que la transición puede ser tranquila y los principios que él simboliza pueden ser preservados", dijo Roberts.

Sin embargo, agregó: "No creo que esté planeando retirarse en un futuro cercano".

El único anuncio concreto que hicieron los senadores durante su viaje fue un nuevo programa antidrogas financiado por Estados Unidos, de un millón de dólares, entre las dos naciones, para mejorar la cooperación entre sus guardacostas.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores