Terrorista turco Ali Agca agradeció indulto papal

El hombre que atentó contra Juan Pablo II en 1981, agradeció sus gestiones para la concesión del indulto y su extradición a Turquía, pero señaló que teme por su vida debido a lo que denominó "intrigas del Vaticano".

17 de Julio de 2000 | 07:35 | EFE
ROMA.- El terrorista turco Ali Agca, que atentó contra el Papa en 1981, ha agradecido a Juan Pablo II sus gestiones para la concesión del indulto y su extradición a Turquía, pero ha señalado que teme por su propia vida debido a las "intrigas del Vaticano".

"El Papa es una bella persona, pero aquellos que le rodean no respetan a Dios ni a la religión", dice el hombre que pasó 19 años encarcelado en Italia por atentar contra el Pontífice, en declaraciones que recoge hoy, lunes, el diario "La Repubblica".

Agca subraya que es necesario "desvelar las intrigas del Vaticano", en donde "se matan entre ellos" y aseguró que teme por su vida, incluso desde la cárcel en la que está detenido, ya "que son capaces de todo".

Desde su extradición a Turquía, el pasado día 14 de junio, Agca, ingresó en la prisión de Kartal, en las cercanías de Estambul, y tiene aún que cumplir una condena de nueve años por su papel en el asesinato del periodista turco Abdi Ipekci.

El conocido como "lobo gris", de 43 años, realizó la pasada semana graves acusaciones contra el Vaticano, al que declaró "la guerra cultural" y calificó de "enemigo de Dios y de la humanidad".

En la entrevista que publica el rotativo romano califica sin embargo al Presidente de la República italiana, Carlo Azeglio Ciampi, de "buen católico" y señala que éste "no debe arrepentirse" de haberle concedido un indulto que permitió su extradición a Turquía, lo que Agca había solicitado repetidas veces.

Sobre el "tercer secreto de Fátima", Agca afirma que desea conocer "la verdad" y denuncia que Sor Lucía, la única superviviente de los tres niños pastores que presenciaron la aparición de la Virgen en Fátima (Portugal) en 1917, se encuentra "bajo secuestro".

El hombre que el 13 de mayo de 1981 disparó contra Juan Pablo II en la Plaza de San Pedro, ha asegurado en varias ocasiones haber sido un "instrumento inconsciente de un plan misterioso", en alusión al contenido del "tercer secreto" sobre el atentado que sufrió el Pontífice.

Ahora, Agca anuncia que escribe sus memorias y denuncia un supuesto complot para acabar con su vida.

El portavoz de la Santa Sede, Joaquín Navarro Valls, reconoció ayer que el Papa escribió personalmente al Presidente Ciampi, dos meses antes del indulto, para solicitar una medida de gracia en favor del terrorista turco.

Navarro, quien acompaña estos días a Juan Pablo II durante su período de descanso en la localidad de Les Combes, en el Valle de Aosta (norte de Italia), subrayó que el Pontífice no se encontraba arrepentido por haber intervenido en la liberación de Agca, y que éste con sus descalificaciones solamente buscaba "publicidad".
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores