Bogotá se prepara para más ataques de la guerrilla

Desde el 29 de junio, día en que el Senado de Estados Unidos votó a favor del Plan Colombia, se han registrado violentos combates que han provocado unas 200 muertes, entre ellas las de 150 guerrilleros.

18 de Julio de 2000 | 13:22 | AFP
COLOMBIA.- Bogotá y sus alrededores fueron puestos bajo la protección de 7.000 soldados para enfrentar la amenaza directa de los guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), tras dos semanas de ataques rebeldes que dejaron un saldo de 200 muertos. Este aumento de la tensión tiene su origen en la oposición de las FARC, la principal guerrilla del país con 12.000 hombres, al llamado Plan Colombia, una iniciativa gubernamental para la lucha antidrogas y específicamente al respaldo de Estados Unidos, que anunció entregará una ayuda de 1.319 millones de dólares, de la que dos tercios es militar.

Desde el 29 de junio, día en que el Senado de Estados Unidos votó a favor del Plan Colombia, se han registrado violentos combates que han provocado unas 200 muertes, entre ellas las de 150 guerrilleros, según cifras oficiales.

Unos 7.000 soldados distribuidos en siete batallones refuerzan desde el domingo la seguridad en Bogotá -una ciudad de siete millones de habitantes situada a 2.600 m de altura en los Andes orientales- y sus alrededores para prevenir eventuales ataques de las FARC en la capital y los poblados adyacentes, anunció el lunes el general Arcesio Barrero, comandante de la 13a Brigada.

Estas fuerzas podrán recibir el apoyo, "si es necesario", de la Unidad de Despliegue Rápido, una formación de élite del ejército, agregó.

Luego de la violenta incursión de las FARC la víspera en Roncesvalles (220 km al suroeste de la capital), agentes de la policía y del ejército ron desplazados en estado de alerta máxima en los departamentos de Cundinamarca, del que Bogotá es la capital, y de Tolima, ambos en el centro del país.

En Roncesvalles, trece policías fueron abatidos "con un golpe de gracia" de los rebeldes, luego de agotar todas sus municiones al término de unas diez horas de enfrentamientos, según el general Luis Gilibert, director de la policía.

Gilibert declaró ayer que esas acciones demuestran que en las FARC no existe unidad de mando, pues "mientras la dirigencia del grupo negocia un acuerdo de paz, las demás células actúan a su antojo intensificando las acciones de guerra".

Tras la ofensiva, el alto comisionado para la paz del gobierno, Camilo Gómez, y la ex candidata presidencial independiente, Noemí Sanín, coincidieron este lunes en pedir a las FARC "gestos de paz".

En ese mismo sentido se pronunció el jefe del opositor Partido Liberal, Luis Guillermo Vélez, quien anunció que esa colectividad se marginará de un encuentro programado con la comandancia de las FARC mientras ese grupo no dé muestras de que realmente quiere la reconciliación.

Los voceros de las FARC califican el Plan Colombia como una "declaración de guerra", y volantes de los rebeldes denunciando la ayuda estadounidense fueron encontradas esta semana en el lugar de los combates.

El apoyo financiero estadounidense al Plan Colombia prevé la entrega de 18 helicópteros Black Hawk y 42 Huey II para ayudar a la fumigación de 120.000 hectáreas de plantaciones de coca, base de la cocaína. Colombia sigue siendo el primer país exportador de esta droga, con más de 400 toneladas por año.

El ejército colombiano, por su parte, acusa a la guerrilla de sacar la mayor parte de sus ingresos del tráfico de drogas.

Esta nueva escalada de violencia surgió mientras comandantes de la guerrilla y representantes del gobierno intercambiaron proposiciones el 3 de julio para facilitar el diálogo, en el enclave desmilitarizado de 42.000 km2 concedido a los rebeldes el 7 de noviembre de 1998 por el presidente conservador Andrés Pastrana.

Luego del abandono de esta región por las fuerzas del orden, 45 ofensivas han sido lanzadas por las FARC contra 24 municipalidades de su periferia.

Estos ataques habrían permitido a la guerrilla extender su zona de influencia en un territorio de 138.307 km2, lo que representa un 12,11% del país, afirmó el lunes el diario liberal El Tiempo de Bogotá, que cita un reciente estudio de los servicios de seguridad y de las Fuerzas militares.

Las FARC intentarán de esta forma "liberar un eje estratégico" entre la zona desmilitarizada y el Pacífico "para facilitar el tráfico de armas, de droga y el libre pasaje de miembros de esta organización", agregó el diario a propósito del mismo informe.

Desde el 24 de octubre, el gobierno y las FARC negocian una agenda de 12 temas. Las partes sin embargo no han logrado ponerse de acuerdo en un cese de las acciones bélicas.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores