Países en desarrollo presionan a G-8 por deuda externa

Las naciones en vías de desarrollo tomaron la palabra ante el grupo de los ocho países más industrializados, a los que recordaron con fuerza las promesas hechas en el pasado para la cancelación de la deuda externa.

20 de Julio de 2000 | 11:42 | Ansa
TOKIO.- Los países en desarrollo tomaron hoy la palabra ante el grupo de los ocho países más industrializados, a los que recordaron con fuerza las promesas hechas en el pasado para la cancelación de la deuda externa de las naciones más pobres del mundo.

"Hemos recibido respuestas alentadoras, ahora hay que traducir estas palabras en hechos concretos", afirmó el presidente de Nigeria, Olusegun Obasanjo, al cabo de una reunión en Tokio, en vísperas de la apertura prevista para mañana en Okinawa de la reunión cumbre del grupo de los ocho países más
industrializados (EEUU, Francia, Italia, Alemania, Gran Bretaña, Canadá, Japón y Rusia).

La declaración, con cierto tono polémico, del presidente nigeriano está vinculada a las promesas que los países del G-7 (el G-8 menos Rusia) hicieron el año pasado en la cumbre de Colonia, en relación a la posibilidad de cancelar unos 100.000 millones de dólares de deudas acumuladas por 41 países pobres.

Como recordaron en estos días los patrocinadores de la campaña internacional Jubileo 2000, hasta ahora la condonación de la deuda externa está limitada a apenas 15.000 millones de dólares, para antes de finales de este año.

El mandatario nigeriano recordó que "los costos que hay que sostener para pagar el endeudamiento pueden calcularse a menudo en términos de vida humana".

Para este año Nigeria deberá por ejemplo desembolsar 1.500 millones de dólares sólo por los intereses de su deuda.

Obasanjo hizo estas declaraciones al cabo de una reunión en la que estuvo acompañado por los presidente de Sudáfrica, Thabo Mbeki, y de Argelia, Abdelaziz Bouteflika.

Frente a los "delegados" del mundo en desarrollo se sentaron los representantes del G-8, entre los cuales los jefes de gobierno de Inglaterra, Tony Blair, e Italia, Giuliano Amato, y el presidente de Francia, Jacques Chirac.

Estados Unidos estuvo representado por el secretario del Tesoro, Lawrence Summers, quien definió la reunión como "muy productiva e interesante".

Lo que habrá que ver ahora es si, tras la reunión de hoy, el G-8 se pronunciará sobre el tema de la deuda externa a lo largo de la reunión cumbre.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores