Desmienten "presiones" en soberanía de Jerusalén

La oficina del primer ministro Ehud Barak negó que el gobierno isrealí esté siendo "presionado" para ceder a palestinos soberanías en barrios de Jerusalén oriental. La zona de los santuarios de las religiones monoteístas se dirimiría en "futuras negociaciones".

21 de Julio de 2000 | 03:10 | EFE
JERUSALEN.- La oficina del primer ministro israelí Ehud Barak desmintió que el jefe del Gobierno esté siendo "presionado" para admitir la soberanía del presidente palestino, Yaser Arafat, en barrios árabes de Jerusalén a fin de poner fin al conflicto entre ambos pueblos.

Según fuentes de la comitiva de Barak en las negociaciones secretas de Camp David, los ministros Shlomo Ben Ami, de Seguridad Interior, y el general retirado Amnín Lipkin Shájak, titular de Transportes y Turismo, "tratan de convencer" a Barak en ese sentido.

Admitir la soberanía parcial o total del presidente Arafat en los barrios de Jerusalén oriental, donde reside la mayor parte de los 200.000 palestinos de la ciudad, es para los opositores de Barak, aceptar "la división de Jerusalén", capital "indivisible" de Israel.

El comunicado oficial desmiente las supuestas "presiones" de sus colaboradores sobre Barak, pero no se refiere a esa iniciativa atribuida al presidente estadounidense, Bill Clinton, para resolver provisionalmente el litigio en torno de la soberanía política en Jerusalén, el principal escollo para lograr un acuerdo de paz desde que comenzó la cumbre de Camp David hace diez días.

La soberanía, que en algunos casos sería total -en localidades árabes distantes del centro-, y "compartida" en otros que se hallan entre barrios y asentamientos judíos, fue propuesta por Clinton, mediador entre Arafat y Barak, antes de viajar el miércoles a Japón para asistir a la cumbre del G-8 en Okinawa.

A cambio del reconocimiento de que "éste es el fin del conflicto", Ben Ami y Lipkin Shájak, según las fuentes israelíes citadas hoy por la radio pública, proponen a Barak "considerar el reconocimiento de la soberanía palestina en unos cuantos barrios" de Jerusalén oriental.

Allegados de esos dos ministros, los asistentes de Barak en las negociaciones con el presidente Arafat, confirmaron hoy a la radio pública israelí que efectivamente tratan de "ablandarle".

El alcalde de Jerusalén, Ehud Olmert, que acusa a Barak de "dividir Jerusalén", declaró que "si esas noticias son veraces, se trata de una maniobra cínica para estafar al pueblo de Israel".

Según la propuesta atribuida a Clinton, la soberanía en la ciudadela antigua, donde se hallan los santuarios de las principales religiones monoteístas -y que exige Arafat-, será dirimida en "futuras negociaciones", pero Israel, que seguirá siendo el soberano en esa zona, autorizará a los palestinos izar su bandera nacional en la mezquita sagrada de Al Aksa.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores