Clinton acorta presencia en G-8 por Camp David

La idea es que el mandatario estadounidense regrese pronto a Camp David para retomar las negociaciones con el presidente de Autoridad Palestina, Yaser Arafat, y el primer ministro israelí, Ehud Barak, y dar salida al tema de las zonas de Jerusalén.

22 de Julio de 2000 | 01:36 | AFP
NAGO, Japón.- El presidente norteamericano, Bill Clinton, abreviará unas horas su estancia en Okinawa, donde participa en la cumbre del G-8, para reunirse de nuevo con los negociadores israelíes y palestinos en su residencia de Camp David, cerca de Washington, dijo su portavoz.

"Creo que volverá directamente al trabajo en cuanto regrese", indicó Joe Lockhart a los periodistas que acompañan a la delegación norteamericana en la cumbre de los siete países más industralizados y Rusia.

El programa inicial de Clinton fue modificado para permitir ese regreso anticipado, previsible desde que llegó a Okinawa.

Una visita a la base militar Camp Foster está prevista la noche del sábado, en lugar del domingo, y la bilateral con el primer ministro británico Tony Blair tendrá lugar el domingo temprano.

Clinton llegó a Japón con un día de retraso después de convencer a palestinos e israelíes de que dieran una última oportunidad a las negociaciones de paz, que parecían abocadas entonces al fracaso.

El presidente de Autoridad Palestina, Yaser Arafat, y el primer ministro israelí, Ehud Barak, aceptaron esperar su regreso y seguir discutiendo en compañía de la secretaria de Estado Madeleine Albright.

Lockhart precisó que el Presidente Clinton piensa salir de Japón en cuanto el G-8 publique su comunicado final, hacia el domingo al mediodía, y al llegar acudirá de inmediato a la Casa Blanca o a Camp David.

El portavoz presidencial indicó que Clinton no habló directamente desde Okinawa con los dirigentes palestino e israelí, pero el sábado por la mañana le puso al corriente de los últimos detalles del tema su asesor en temas de seguridad, Sandy Berger.

Lockhart declinó entrar en más detalles sobre las discusiones, tal como viene siendo costumbre desde que empezaron, el 11 de julio.

Palestinos e israelíes siguen divididos en cuestiones tan fundamentales como el estatuto de Jerusalén, la suerte de los refugiados palestinos y las fronteras de un futuro Estado palestino.

El regreso anticipado de Clinton no debería disgur a los demás estadistas del G-8, que la víspera saludaron todos el pundonor político del presidente norteamericano.

"En las postrimerías de un mandato, tomar este tema tan difícil, cuando las posibilidades de éxito son necesariamente limitadas, requería valor por su parte", señaló el primer ministro canadiense, Jean Chrétien.

El G-8 apreció también, en una declaración, la "valiente decisión" de Arafat y Barak de continuar las negociaciones de paz. "Confirmamos nuestro respaldo a sus esfuerzos", añade el texto.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores