Condenado a muerte guardespaldas de secta del gas Sarín

Esta es la quinta sentencia que se dicta con la pena capital contra miembros de la secta por alguna de sus acciones criminales y antisociales, como los atentados del gas letal al ferrocarril capitalino de 1995 y a unos apartamentos de Matsumoto.

25 de Julio de 2000 | 00:39 | EFE
TOKIO.- Los tribunales japoneses condenaron a muerte hoy a Satoru Hashimoto, guardaespaldas del fundador de la Verdad Suprema, Shoko Asahara, por el asesinato del abogado de unos familiares que denunciaron las actividades delictivas de los dirigentes de la secta del gas sarín años atrás.

Esta es la quinta sentencia que se dicta con la pena capital contra miembros de la secta por alguna de sus acciones criminales y antisociales, como los atentados del gas letal al ferrocarril capitalino de 1995 y a unos apartamentos de Matsumoto (Nagano), un año antes, en los que murieron 19 personas y tras 5.400 resultaron heridas.

Las penas coinciden con las que habían solicitado el ministerio fiscal en las conclusiones de los juicios contra los dos seguidores del culto fundado por el gurú Shoko Asahara.

El juez Toshio Nagai consideró culpable a Hashimoto del cargo de asesinato del abogado Tsutsumi Sakamoto y su esposa e hijo de un año de edad, en noviembre de 1989, mientras dormían en su casa de Yokohama, junto a Tokio.

También se le condenó por lanzar gas sarín en los apartamentos de Matsumoto en los que vivían letrados que llevaban otros juicios contra la secta, acto en el que murieron siete vecinos.

El juez dijo que Hashimoto, un reconocido karateka que hacía de guardaespaldas del gurú Asahara, tomó parte en los crímenes porque quería destacar en el culto para ganar influencia y ser promocionado.

Durante el proceso judicial Hashimoto admitió haber participado en el asesinato del abogado Sakamoto, aunque dijo desconocer que tenía mujer y un hijo de corta edad, que también murieron.

Asimismo, reconoció haber sido el conductor del camión desde el que se fumigó el gas letal en los apartamentos de Matsumoto, pero dijo que ignoraba la toxicidad del sarín.

El juez le encontró culpable también de "preparación para el crimen, en la construcción del laboratorio secreto donde se fabricó el gas letal en los cuarteles generales del culto en Kamikuishikumura", en las proximidades del monte Fuji.

Por el asesinato de la familia del abogado ya había sido condenado a muerte el pasado mes de octubre Kazuaki Okazaki, sentencia que está pendiente de apelación.

Para el próximo viernes está previsto que la Justicia japonesa dicte sentencia contra Kiyohide Hayakawa por varios delitos, incluido el asesinato de los Sakamoto, por los que se le ha pedido también la pena capital a morir en la horca.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores