Peruanos se toman las calles contra la asunción de Fujimori

Los manifestantes, convocados por el ex candidato presidencial Alejandro Toledo, se concentraron frente al Palacio de Justicia exigiendo la convocatoria de nuevas elecciones.

27 de Julio de 2000 | 21:03 | REUTERS
LIMA.- Miles de manifestantes provenientes de todos los rincones de Perú alcanzaron el jueves las calles céntricas de Lima para protestar contra el inicio del tercer mandato consecutivo del presidente Alberto Fujimori.

Convocados por el líder opositor y ex candidato presidencial Alejandro Toledo, los manifestantes concentraron sus fuerzas frente al Palacio de Justicia para exigir la convocatoria de nuevas elecciones generales.

Fujimori asumirá el viernes su tercer mandato, tras ganar a fines de mayo una segunda vuelta electoral boicoteada por la oposición en medio de acusaciones de fraude.

Toledo denunció que el gobierno intentó evitar a toda costa la llegada de la protesta a Lima, mandando soldados a detener a manifestantes en las rutas que conducen a la capital y hasta dinamitando uno de esos accesos.

"Han bombardeado una carretera para que no puedan pasar los ómnibus (...) Pararon 38 ómnibus y hay detenciones", dijo a Reuters el político opositor.

Una protesta desde los cuatro puntos cardinales

La oposición bautizó a la protesta como la "Marcha de los Cuatro Suyos", en referencia a los cuatro puntos cardinales del imperio incaico, desde donde provienen los manifestantes.

Muchos empezaron su peregrinaje hacia la capital hace una semana, viajando algunos en destartalados autobuses y camiones, otros en barcos y los menos a pie.

Gran parte de los manifestantes son campesinos indígenas, los más pobres del país andino. Según datos oficiales, 40% de los peruanos no satisfacen sus necesidades básicas, y 50% están desempleados o subempleados.

"Nos vamos a quedar (en Lima) hasta que se vaya Fujimori", dijo Maximiliana Ccato, una indígena que caminó ocho días desde su remoto pueblo hasta la ciudad de Huancavelica, en la zona más pobre del país, donde tomó un autobús hacia la capital.

Maximiliana, que sólo habla quechua y necesitó una traductora para hablar con Reuters, agregó que la policía detuvo 10 veces al autobús que la trasladaba junto a otros manifestantes.

Parte de los manifestantes desafiaron a la policía y se apostaron en las escalinatas del Palacio de Justicia al grito de "Fujmori dictador", en tanto que el resto coreaba canciones entonadas por artistas locales desde un estrado acondicionado.

La multitud, que ingresaba por cuatros puntos diferentes al escenario, alcanzó por lo menos las 40.000 personas mientras seguían ingresando en las dos primeras horas de la protesta.

Un magistrado del Colegio de Abogados de Lima, presente en la movilización para garantizar no haya excesos de las fuerzas de seguridad, dijo que llevaba contabilizadas 200 detenciones de personas en las carreteras de acceso a la capital peruana.

Samuel, un campesino de la ciudad de Cañete, situada 150 kilómetros al sur de Lima, dijo que la gente permacenerá hasta mañana (viernes) en la plaza "para evitar que jure Fujimori". "Tendrán que matarnos para sacarnos de aquí", agregó.

La policía desplegó 35.000 efectivos para prevenir incidentes en Lima, donde los organizadores esperan a 250.000 personas en la protesta. La seguridad en la casa de gobierno fue reforzada con cables eléctricos, afilados fierros y sacos de arena.

Un país dividido en dos

Una encuesta de la empresa Datum mostró que la "Marcha de los Cuatro Suyos" es apoyada por 47% del población, mientras 43% respalda a Fujimori.

Gran parte de la popularidad del mandatario se debe a su victoria sobre la guerrilla izquierdista que asoló Perú a fines de los años 80 y principios de los 90, a los duros golpes que infringió al tráfico de drogas y a que logró estabilizar la economía tras erradicar la hiperinflación.

Pese a que Fujimori fue fuertemente criticado por la Organización de los Estados Americanos y Washington por las irregularidades en el proceso electoral, la oposición confiesa que es casi imposible que convoque a nuevas elecciones.

"Somos conscientes que no tenemos ni los tanques ni las armas" para lograrlo, explicó Chantal Toledo, la hija del candidato opositor y unas de las dirigentes del combativo movimiento universitario peruano.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores