Más de 11 millones de venezolanos eligen Presidente

Los venezolanos acuden hoy a las urnas para apuntalar su futuro institucional, en unas elecciones múltiples en las que se renovarán todos los poderes del Estado por elección popular y que serán decisivas para sacar al país de la crisis económica y social que atraviesa.

30 de Julio de 2000 | 02:11 | Efe
CARACAS.- Los venezolanos acuden hoy a las urnas para apuntalar su futuro institucional, en unas elecciones múltiples en las que se renovarán todos los poderes del Estado por elección popular y que serán decisivas para sacar al país de la crisis económica y social que atraviesa o agudizarla aún más.

Un total de 11.795.440 personas con derecho a voto podrán ejercer su derecho ciudadano de sufragio en 8.403 mesas, para elegir a un presidente, 165 escaños de la Asamblea Nacional unicameral, 23 gobernadores y 219 diputados regionales, 336 alcaldes y trece concejales metropolitanos, además de doce diputados para el Parlamento Latinoamericano y cinco para el Andino.

Los colegios electorales abren sus puertas a las 06.00 horas local (10.00 GMT) y cierran diez horas después, si bien para conocer los primeros resultados habrá que esperar entre dos y tres horas, ya que la Ley de Sufragio respeta a aquellos electores que están en las colas de los centros electorales en el momento del cierre.

Las votaciones se harán en tarjetones que irán a parar a un sistema automatizado de escrutinio que corre a cargo de la empresa española Indra, que ha instalado más de 7.000 "urnas electrónicas" en todo el país.

Unos 65.000 militares vigilan los centros de votación, mientras 10.000 miembros de Defensa Civil estarán atentos a cualquier situación que requiera su actuación, tal y como ocurrió durante el referéndum constitucional del pasado 15 de diciembre, cuando las intensas lluvias arrasaron el litoral norte de Venezuela dejando entre 25.000 y 50.000 muertos.

Las previsiones meteorológicas no son muy halagüeñas y hoy, como aquel día de diciembre, se prevén intensos aguaceros en casi todo el país, lo que ha hecho estar especialmente alerta por si se repite una situación similar.

Las elecciones se debieron celebrar el pasado 28 de mayo, pero los errores técnicos en su organización obligaron al Tribunal Supremo a aplazarlas, y al legislativo transitorio a dividirlas en las de mañana y para circunscripciones el 1 de octubre próximo.

A la elección, la mayor y más compleja de las realizadas en Venezuela, se presentan miles de candidatos, destacando los tres aspirantes al sillón presidencial: su ocupante actual Hugo Chávez, Francisco Arias Cárdenas y Claudio Fermín.

Chávez, un ex militar golpista de 46 años, busca la reelección con promesas de corte social en lo que él llama "una revolución con rostro humano" y con el acento puesto en la economía, que sintonizan bien con el 82 por ciento de pobres que están agobiados por el desempleo y la falta de perspectivas para mejorar su situación.

Arias, de 49 años y que fue compañero golpista de Chávez en 1992, basa su mensaje, dirigido a las clases medias y a los desencantados con el gobierno, en la transformación económica y en moderar la política nacional que, a su juicio, está alterada por el "autoritarismo" que impuso el actual presidente a su llegada al poder, hace 18 meses.

Fermín, sociólogo de 50 años y ex dirigente socialdemócrata, busca modernizar al país y presume de su propuesta civil ante dos ex militares que para él son la misma cosa.

Las encuestas previas a las presidenciales reflejan que Chávez obtendrá entre 52-58 puntos porcentuales, Arias 35-42 y Fermín no sumará más del 3-6 por ciento.

No está tan definida la elección del legislativo, y menos aún la de los gobernadores y alcaldes, cargos que en buena parte siguen en manos de miembros de Acción Democrática (socialdemócrata) y COPEI (democristiano), los partidos que dominaron la vida política desde 1958 hasta la llegada de Chávez, que se desmoronaron al emprender contra ellos una campaña de desprestigio acusándolos de corrupción.

El Consejo Nacional Electoral, máximo organismo en cuestión de votaciones, prevé una alta abstención que podría superar el 52 por ciento, lo cual sería una cifra histórica en un país en el que en las últimas convocatorias a las urnas la participación nunca ha bajado del 63 por ciento.

La larga y tediosa campaña electoral, las vacaciones tras el fin del curso escolar, el cansancio del electorado después de seis convocatorias a las urnas en menos de dos años y el tiempo son obstáculos para los votantes, a pesar de la trascendencia de lo que se vota.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores