Rusos refuerzan sus tropas ante ofensiva chechena

El mando del ejército ruso reforzó el estado de alerta general de las tropas federales ante una esperada ofensiva guerrillera al cumplirse próximamente un año de guerra en la república separatista de Chechenia.

31 de Julio de 2000 | 09:59 | EFE
NAZRAN.- El mando del ejército ruso reforzó el estado de alerta general de las tropas federales ante una esperada ofensiva guerrillera al cumplirse próximamente un año de guerra en la república separatista de Chechenia.

Un parte militar informó de la presencia de concentraciones de unos mil militantes rebeldes en el sur, fronterizo con Georgia, y en el este, junto a la república de Daguestán.

La advertencia siguió a varios días de ataques rebeldes contra unidades rusas en distintas ciudades, incluida la capital, Grozni, y a una relativa intensificación de las operaciones federales.

El cuartel general ruso dio cuenta hoy de que en las últimas 24 horas la aviación realizó 46 salidas de reconocimiento y bombardeo de posiciones guerrilleras, fundamentalmente en los desfiladeros de Argún y Vedenó

En otra operación militar resultó muerto Umar Pasháyev, según Moscú, asesor financiero del Presidente chechén, Aslán Masjádov, aunque fuentes rebeldes alegaron que el cargo no existe y que el nombre "es desconocido".

Fuentes chechenas informaron de que al menos siete rebeldes murieron en un enfrentamiento entre dos bandas guerrilleras cuyos jefes respectivos son los "comandantes de campo" Ruslán Gueláyev y Arbí Baráyev, quien el pasado viernes se libró de un atentado.

Pese a la alerta rusa, los independentistas anunciaron que no está prevista ninguna operación especial para conmemorar el 6 de agosto, fecha de 1996 en que un fuerte contingente guerrillero recuperó Grozni, entonces en manos federales.

Aquella ofensiva fue crucial para el fin de la llamada primera guerra de Chechenia, comenzada en 1994 y terminada dos años más tarde con un tratado de paz y la retirada de las tropas rusas.

El 6 de agosto del año pasado, los guerrilleros invadieron Daguestán para proclamar una "república islámica independiente", operación que provocó la inmediata reacción de Moscú y que se considera como el comienzo de la segunda guerra chechena.

A medida que se acerca la doble efeméride, el mando ruso ha ido advirtiendo los últimos días sobre nuevos presuntos intentos separatistas por tomar la iniciativa en un conflicto en el que el ejército controla el territorio sin poder con la resistencia.

Los militares dieron por terminada y ganada la guerra a fines de febrero al arrinconar en las montañas del sur a los últimos focos de guerrilleros, estimados actualmente en unos 2.500.

Los rebeldes iniciaron entonces una guerra de guerrillas que ha seguido costando muertos y heridos a las tropas rusas, a veces en emboscadas y otras con atentados suicidas en camiones-bomba.

Pero el general Gueorgui Shpak, comandante en jefe de las Fuerzas Aerotransportadas de Rusia, aseguró hoy que "los líderes rebeldes serán aniquilados tarde o temprano".

"No saldrán vivos" de Chechenia, afirmó Shpak en una rueda de prensa en la que reveló que Masjádov y el líder guerrillero Shamil Basáyev, fueron "heridos gravemente" hace varios meses.

El general sorprendió a los periodistas con su anuncio, y alguna agencia rusa dijo en un "flash" que Masjádov y Basáyev habían resultado heridos en una operación de paracaidistas.

Shpak matizó inmediatamente que Masjádov fue herido hace dos meses y corrigió la identidad del segundo rebelde chechén víctima hace un mes de las tropas, al decir que no fue Basáyev, sino Jatab ibn Beni, otro máximo jefe guerrillero.

Otras fuentes militares informaron a su vez de que el estado de salud de Basáyev, quien perdió una pierna al pisar una mina el pasado febrero, "ha empeorado bruscamente" y necesita urgente atención médica.

Masjádov, deslegitimado por Moscú pese a su victoria en las urnas en las elecciones de 1997, ha sido dado por muerto o herido en varias ocasiones en los últimos meses, y en una ocasión se dijo que había sido alcanzado por un misil.

Pero el Presidente chechén, quien apareció recientemente en un vídeo en el que no daba señales de estar herido, se reunió este fin de semana con los altos jefes guerrilleros, según informaron fuentes rebeldes.

Masjádov debatió en dos convocatorias consecutivas el sábado y el domingo con Basáyev, Jatab, Ruslán Gueláyev, Vaja Arsánov y otros guerrilleros los próximos pasos, añadieron.

Los separatistas acordaron cambiar su táctica de guerra de guerrillas y pasar a "amplias operaciones" en toda Chechenia, según las mismas fuentes.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores