China rechaza acusaciones de EE.UU. sobre venta de armas

"Esas afirmaciones carecen de fundamento y son erróneas", dijo Sun Yuxi, portavoz del Ministerio chino de Asuntos Exteriores, al ser preguntado acerca del informe bianual de la CIA sobre armamento presentado ayer miércoles al Congreso norteamericano.

10 de Agosto de 2000 | 08:30 | EFE
BEIJING.- El Gobierno chino rechazó hoy jueves las acusaciones de la CIA de haber suministrado tecnología para el desarrollo de misiles y armas de destrucción masiva a países como Corea del Norte, Pakistán, Libia e Irán.

"Esas afirmaciones carecen de fundamento y son erróneas", dijo Sun Yuxi, portavoz del Ministerio chino de Asuntos Exteriores, al ser preguntado acerca del informe bianual de la CIA sobre armamento presentado ayer miércoles al Congreso norteamericano.

El citado informe acusa a Beijing de haber ayudado a Pakistán a desarrollar su programa de fabricación de misiles y de transferir tecnología balística a Corea del Norte, Libia e Irán, incluidos por Washington en la lista de "Estados terroristas".

El portavoz de Exteriores desconfió asimismo de las intenciones de Estados Unidos y volvió a mostrar la preocupación del Gobierno de Pekín por los planes del Pentágono para crear un sistema antimisiles que cubra el territorio estadounidense y otro similar que defienda Taiwán y Japón.

"Esperamos que Estados Unidos reflexione por el bien de la humanidad", agregó el comunicado.

La intervención del Ministerio de Exteriores se produce pocas horas después de que el portavoz de la Embajada de China en Washington, Zhang Yuanyuan, afirmara que la "política de China no contempla la exportación de armas de destrucción masiva".

"La CIA ha cometido muchos errores", matizó Zhang al referirse al bombardeo de la Embajada china en Belgrado en mayo de 1999.

El pasado mes de julio, John Holum, máximo representante del Departamento de Estado para el Control de Armamento, estuvo en Pekín para tratar sobre la presunta transferencia de tecnología militar china, en conversaciones que terminaron con la condena de Pekín a los planes defensivos del Pentágono.

A pesar de que el gobierno chino rechazó todas las acusaciones y arremetió contra Washington, la cita se consideró un gran avance, ya que supuso la reanudación del diálogo militar chino-estadounidense tras la destrucción, por un presumible error de la OTAN, de la sede diplomática china en Belgrado.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores