Políticos españoles firmes contra acción de la ETA

Incidentes aislados, atribuidos por la policía a jóvenes separatistas vascos, tuvieron lugar en la mañana de hoy en varias localidades del País Vasco, especialmente en Legazpia, donde un local del Partido Nacionalista Vasco fue incendiado con "cócteles Molotov".

10 de Agosto de 2000 | 08:58 | EFE
MADRID.- Al día siguiente del atentado que costó la vida en Pamplona (norte) a un suboficial, los políticos españoles mostraron su firmeza frente a la escalada violenta de ETA, que trata de avivar las tensiones entre los nacionalistas vascos moderados y los radicales, lanzados este jueves a una "jornada de lucha".

El ministro del Interior español, Jaime Mayor Oreja, se reunió este jueves con dos dirigentes de la oposición socialista para hablar sobre la lucha antiterrorista contra la organización armada vasca.

El vicepresidente primero del Gobierno español, Mariano Rajoy, subrayó el jueves la total concordancia de la oposición y el Ejecutivo sobre el tema del terrorismo. "Defendemos el mismo marco jurídico, es decir, la Constitución y el estatuto de Guernika (que rige la autonomía del País Vasco español)", dijo en una entrevista radiofónica.

Sólo la presidenta del Senado, Esperanza Aguirre, del Partido Popular, se ha mostrado más flexible que sus colegas políticos. En unas declaraciones publicadas por la prensa, Aguirre afirmó en Santander que "los terroristas que están en la cárcel saldrían inmediatamente si decidieran abandonar las armas".

Incidentes aislados, atribuidos por la policía a jóvenes separatistas vascos, tuvieron lugar en la mañana del jueves en varias localidades del País Vasco (norte), especialmente en Legazpia, donde un local del Partido Nacionalista Vasco (PNV, moderados) fue incendiado con "cócteles Molotov". También dos autobuses fueron quemados en San Sebastián y Barakaldo.

La ola de atentados, tres desde el comienzo de la semana, y la muerte de cuatro activistas de ETA han avivado las tensiones en el País Vasco entre nacionalistas moderados y radicales, que este jueves celebran una "jornada de lucha" en memoria de los cuatros etarras muertos el lunes al hacer explosión la bomba que transportaban en su coche.

En Pamplona, el subteniente del Ejército español, Francisco Casanova Vicente, de 47 años, fue asesinado el miércoles de dos tiros en la cabeza cuando se encontraba en el interior de su coche.

Un día antes, el presidente de los empresarios de la provincia vasca de Guipúzcoa, José María Korta, murió en Zumaia víctima de un atentado. Ese mismo día, un coche-bomba estalló en Madrid, hiriendo a 11 personas.

"ETA y su entorno mantienen un pulso con el PNV por la hegemonía sobre el nacionalismo vasco", afirmó a la AFP un analista político especialista en temas del País Vasco, que prefirió mantener el anonimato.

"La clave del conflicto está en la relación entre el PNV y ETA. El gobierno español sólo es un invitado secundario", estimó este analista, recordando que ETA y su brazo político Euskal Herritarrok han imputado al PNV la responsabilidad de la ruptura de la tregua de 14 meses, mantenida de septiembre de 1998 a diciembre de 1999.

Los radicales reprochan al PNV, formación demócrata-cristiana que gobierna el País Vasco desde 1980, no haberse comprometido lo suficiente en favor de la soberanía del País Vasco.

Este jueves, en declaraciones publicadas en el diario independentista Gara, el dirigente radical Joseba Permach reprocha al PNV "que en el proceso abierto en Euskal Herria (Patria Vasca) no ha adquirido el nivel de compromiso necesario" y le acusa de "intentar ocultar su responsabilidad" en la actual escalada violenta.

Este antagonismo político entre estas dos grandes familias del nacionalismo vasco se explica, según este analista, por el hecho de que el PNV no puede asumir políticamente la principal reivindicación de los radicales: la soberanía sobre el País Vasco francés y sobre la región vecina de Navarra, donde el conjunto de los nacionalistas vascos sólo representan un 22% del electorado.

Según sectores independentistas consultados por la AFP, ETA también persigue una estrategia cuyo objetivo es crear inestabilidad en España para obligar al Gobierno central "a que rompa su inmovilismo".
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores