Coreas se preparan para reencuentros de familias

En un día que sin duda abundará en lágrimas de felicidad y angustia para los coreanos de ambos lados de una frontera sellada, unas pocas víctimas de un conflicto de la Guerra Fría que separó a millones de personas podrán ver por unas horas a sus seres queridos.

14 de Agosto de 2000 | 09:57 | AP
SEUL.- Esposos ancianos se encontrarán por primera vez en más de 50 años. Hijos e hijas se reunirán con los padres que no ven desde hace décadas. Hermanos separados en la infancia, ahora ancianos, podrán abrazarse.

En un día que sin duda abundará en lágrimas de felicidad y angustia para los coreanos de ambos lados de una frontera sellada, unas pocas víctimas de un conflicto de la Guerra Fría que separó a millones de personas podrán ver por unas horas a sus seres queridos.

Un centenar de norcoreanos viajarán mañana al Sur y otros tantos surcoreanos irán al Norte en el mismo avión para reencuentros familiares, en el producto más emotivo de una histórica cumbre en junio de gobernantes de los dos países.

El acontecimiento de cuatro días es político, pero también humanitario, un gesto de buena voluntad entre dos naciones que en los últimos dos meses han dado mayores pasos hacia la reconciliación que en cualquier otro momento desde la guerra de 1950-53 que los separó.

Reinará la euforia cuando los 100 visitantes del Norte saluden a sus parientes del Sur bajo las luces de la televisión en un centro de congresos de Seúl. Pero no faltará el dolor provocado por la separación.

Los reencuentros familiares constituyen un problema político apremiante en el Sur, ya que a muchos ancianos les restan pocos años de vida para ver a sus parientes en el Norte.

Seúl y Pyongyang organizaron reencuentros familiares en 1985, pero los rencores políticos impidieron la repetición del suceso. Los vínculos son tan tenues, que los sureños que viajan al Norte tienen instrucciones estrictas de evitar las conversaciones políticas con sus anfitriones.

"Por favor, cuídense en lo que dicen y hacen", dijo el viceministro de Unificación sureño Yang Young-shik a los familiares que se aprestaban a viajar.

El Presidente surcoreano Kim Dae-jung brindó hoy lunes un banquete a los familiares en la Casa Azul, la sede de la presidencia, y les dijo que la reconciliación será un proceso largo. Pero les aseguró que el reencuentro de esta semana no sería un suceso aislado.

"Habrá más visitas, abriremos una oficina permanente de reunión, intercambiaremos correspondencia y visitaremos nuestros pueblos natales", dijo Kim.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores