Juan Pablo II pidió a jóvenes que defiendan la paz

El Papa pidió a los jóvenes de todos los continentes por la paz en el mundo en un grandioso espectáculo en el que participaron más de dos millones de personas este sábado en Roma, con motivo de la vigilia de clausura de las Jornadas Mundiales de la Juventud.

19 de Agosto de 2000 | 16:46 | AFP
ROMA.- El Papa Juan Pablo II pidió a los jóvenes de todos los continentes por la paz en el mundo en un grandioso espectáculo en el que participaron más de dos millones de personas este sábado en Roma con motivo de la vigilia de clausura de las Jornadas Mundiales de la Juventud.

Ante una multitud emocionada, que los esperó por más de doce horas en el inmenso campo universitario de Tor vergata, el Papa exhortó a los jóvenes, a quienes definió como "centinelas del mañana", para que "afirmen en el nuevo siglo que no os prestaréis a ser instrumentos de violencia y destrucción" y a "defender la paz, incluso a costa de vuestra vida si fuera necesario".

El mensaje del pontífice, que aparecía en plena forma y sonriente, ante una de las manifestaciones más multitudinarias que se hayan concentrado en el viejo continente, fue recibido con demostraciones de entusiasmo por los millones de jóvenes de todas las edades, que aplaudían y ovacionaban al anciano pontífice, gritándole en numerosas ocasiones "Juan Pablo II, te quiere todo el mundo".

No obstante la jornada agotadora, tras haber permanecido durante horas bajo el calor bochornante de casi 40 grados, los jóvenes siguieron con escenas de fervor y recogimiento los "testimonios" de nueve jóvenes que narraron sus experiencias de guerra, de conversión y búsqueda de la fe, intercalados por músicas "gospel", cantos y coreografías, e inclusive el famoso "Gracias de la vida" de Violeta Parra, que dieron a la velada una connotación particular.

"No os conformareís con un mundo en el que otros jóvenes mueren de hambre, son analfabetos, están sin trabajo. Defenderéis la vida en cada momento de su desarrollo terreno, os esforzaréis con todas vuestras energías en hacer que esta tierra sea cada vez mas hospitalaria para todos", clamó el Papa, que escuchó las narraciones de los jóvenes desde el enorme palco de Tor Vergata, convertido en una suerte de festival de la juventud.

Con la llegada de la noche, tras un atardecer de verano durante el cual el pontífice atravesó una puerta simbólica acompañado por cinco jóvenes en representación de los cinco continentes, el Papa habló de Cristo, de la resurrección y de los pasos de la fe, de lo que llamó el "laboratorio de la fe", de las tentaciones de la "incredulidad" y las "preguntas fundamentales" sobre la existencia de Dios.

"Si, sin duda, el Papa tiene razón, yo como católico estoy dispuesto a dar la vida por la paz", sostuvo el jóven brasileño, Fernando de Souza, quien se encontraba a pocos metros del palco junto con un grupo llegado de Belo Horizonte.

"Es una noche emocionante, estoy feliz de estar aqui", aseguró Nora, de cerca de 40 años, que llegó de una parroquia de Santiago de Chile para poder ver al Papa, lo que logró al instalarse cerca al altar.

"Este Papa es capaz de levantar los ánimos de estos jóvenes, animarlos y darles la esperanza de que pertenecen a la iglesia universal", sostuvo el obispo español Javier Azagra, quien desde hace años se ocupa de la pastoral de los jóvenes.

Más de 6.000 religiosos, obispos y cardenales participaron en la ceremonia, organizada con sorprendente precisión en la que se registraron más de 800 desmayos y malestares debido al calor y la larga espera.

Banderas de cientos de países, entre ellos de Argentina, Chile, Brasil, Colombia, Estonia, Polonia y Francia ondulaban en el campo, en donde los jóvenes vestidos con pantalones cortos y algunos hasta en traje de baño seguían a través de 14 pantallas gigantes las palabras del pontífice.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores