Pocas esperanzas de encontrar sobrevivientes en el Kursk

Funcionarios rusos reconocieron hoy sábado que los 118 marinos atrapados desde hace una semana en un submarino nuclear averiado seguramente están muertos, unas horas antes de que equipos de rescate occidentales unieran esfuerzos para llegar hasta la nave en el fondo del Ártico.

19 de Agosto de 2000 | 17:55 | AP
MOSCU.- Funcionarios rusos reconocieron hoy sábado que los 118 marinos atrapados desde hace una semana en un submarino nuclear averiado seguramente están muertos, unas horas antes de que equipos de rescate occidentales unieran esfuerzos para llegar hasta la nave en el fondo del Ártico.

Pese a que la marina rusa informó hoy que casi ha perdido la esperanza de rescatar con vida a los tripulantes del submarino nuclear que ha permanecido en el fondo del mar de Barents durante una semana, un mini submarino birtánico y buzos noruegos se preparan para iniciar sus operaciones de rescate mañana.

La Marina rusa anunció que la mayoría de la tripulación aparentemente murió cuando una potente explosión sacudió a la nave el 12 de agosto y la hizo estrellarse contra el fondo del mar.

El vicealmirante Mijail Motsak dijo en un informe especial de la cadena estatal de la televisión RTR que los pocos sobrevivientes probablemente se ahogaron cuando el submarino Kursk se llenó de agua.

Agregó que se trata de la mayor catástrofe en la historia de la armada rusa.

"Lamentablemente, en efecto, ya cruzamos el límite crítico que era asegurar la vida de la tripulación", dijo durante una entrevista concedida a la televisora RTR.

"La falta de contacto con el submarino nos permite decir que aparentemente llegó para la tripulación el momento crítico", dijo Motsak. "Es muy probable que tengamos que admitir que nuestras peores expectativas se han materializado".

"La gran mayoría de la tripulación murió en los primeros dos minutos del desastre... incluidos los que eran responsables del comando de la nave", señaló hoy el viceprimer ministro Ilia Klebanov ante periodistas.

Esta fue la primera ocasión en que las autoridades confirmaron la muerte de algunos d elos tripulantes a bordo del submarino Kursk.

Los funcionarios habían insistido durante días que había sobrevivientes y que tenían esperanzas de rescatar con vida a algunos miembros de la tripulación.

Sin embargo, se dijo hoy que se había perdido contacto con la tripulación del Kursk por lo menos desde el lunes. Algunos funcionarios incluso han dicho que nunca se tuvo contacto con el submarino desde que ocurrió el accidente.

En tanto, el ministerio británico de Defensa informó que el barco noruego que lleva a bordo al equipo británico de rescate llegó esta noche al mar de Barents cerca del sitio de la tragedia, al noroeste de Rusia, donde el submarino nuclear ruso ha permanecido, a 108 metros de profundidad, durante una semana.

Funcionarios británicos y oficiales de la armada rusa discuten ahora cuál será el siguiente paso, dijo un portavoz del ministerio, en Londres, que habló a condición de permanecer en el anonimato.

El comandante de la armada real británica comodoro Alan Hoskins, quien organiza al equipo de rescate a bordo del Normand Pioneer, dijo que continuarán con su misión hasta que los rusos les digan que ya no los necesitan.

"Los ánimos están reprimidos porque ya estamos muy cerca. Hay una atmósfera callada de determinación. Estamos aquí para realizar una labor así que: continuemos y hagámoslo", dijo Hoskins a The Associated Press desde el barco de rescate por radio.

Motsak dijo que los esfuerzos continuarán mañana, pero insistió en que se concentrarán en investigar qué fue lo que le sucedió al Kursk.

Una comisión gubernamental que investiga el desastre dijo hoy que el Kursk sufrió una explosión masiva, aparentemente en el compartimiento de torpedos, que iba cargado con unas 30 ojivas.

Los equipos de rescate fracasaban nuevamente hoy en sus intentos por acoplarse a la compuerta de rescate de la nave, en la popa, que está muy dañada.

Previamente hoy, el portavoz de la marina, capitán Igor Dygalo, dijo que la situación era "más que grave".

Por su parte, el almirante Vyacheslav Popov, comandante de la Flota del Norte, dijo que no ha habido contactos de ningún tipo con los tripulantes de la nave desde el lunes, a pesar de repetidas versiones en el sentido de que se escuchaban golpes desde el interior.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores