Relator de ONU investiga denuncias de torturas en Brasil

"Cuando visito una cárcel lo aviso por adelantado, pero cuando voy a un cuartel policial no lo aviso. Eso nos da más libertad de movimiento", dijo el relator Nigel Rodley sobre su misión de los próximos días. "No nos pueden negar acceso a estos lugares, ése es parte del acuerdo para visitar".

22 de Agosto de 2000 | 21:03 | Reuters
BRASILIA.- El relator de la ONU para casos de tortura, Nigel Rodley, inició el martes una investigación sobre abusos cometidos en Brasil, ante denuncias de prácticas regulares de tortura en cuarteles y centros de detención.

En un encuentro con parlamentarios y organizaciones no gubernamentales en la sede del Congreso brasileño, el británico Rodley dijo que dedicaría los próximos días a recorrer prisiones y cuarteles policiales del interior del país para investigar posibles casos de tortura.

"Cuando visito una cárcel lo aviso por adelantado, pero cuando voy a un cuartel policial no lo aviso. Eso nos da más libertad de movimiento", dijo Rodley sobre su misión de los próximos días. "No nos pueden negar acceso a estos lugares, ése es parte del acuerdo para visitar".

El diplomático explicó que recibe permanentemente información sobre torturas en todo el mundo, pero cuando las denuncias sugieren que tal práctica es más que algunos casos individuales, procura una invitación para visitar el país.

"Eso fue lo que ocurrió con Brasil", dijo Rodley, quien recibió un informe del presidente de la comisión de derechos humanos de la Cámara de Diputados, Marcos Rolim, sobre la práctica de la tortura en el país suramericano.

Rolim recordó que Brasil aprobó hace tres años una ley que tipifica la tortura como delito, pese a lo cual, ningún agente de seguridad ha sido procesado bajo la legislación aún que se han acumulado "centenas de denuncias".

"En los tres años desde la aprobación de la ley, la tortura continúa siendo bastante usual", afirmó Rolim. "El propio gobierno lo reconoció en un informe que envió a comienzos del año a la ONU".

Tal informe gubernamental, que reconoce la práctica de tortura en centros de detención, fue clasificado como secreto por el gobierno.

Según un documento elaborado por la comisión parlamentaria, la tortura en Brasil "es considerada por analistas como el principal mecanismo de investigación policial en el país".

Medios de prensa han señalado que cerca de 15.000 policías en Brasil han sido acusados de homicidio o graves lesiones a los ciudadanos.

"Las víctimas de la tortura son gente pobre, marginalizada económicamente y muchas veces negros, y quizás por eso los casos nunca son investigados", sostuvo Rolim.

Ante ello, Rodley adelantó que al concluir su misión en Brasil elaborará un reporte que irá como anexo del informe de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU.

"Espero que el informe no sólo cumpla con reflejar fielmente la realidad de lo que sucede en Brasil, sino que también contribuya a que las cosas cambien", declaró Rodley.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores