Comienza investigación por tragedia del Kursk

La justicia y el servicio secreto interno de Rusia (FSB) iniciaron hoy en Murmansk, en el extremo noroeste del país, la investigación sobre las causas del hundimiento del submarino atómico Kursk, ocurrido el 12 de agosto en el mar de Barents.

24 de Agosto de 2000 | 03:34 | DPA
MOSCU.- La justicia y el servicio secreto interno de Rusia (FSB) iniciaron hoy en Murmansk, en el extremo noroeste del país, la investigación sobre las causas del hundimiento del submarino atómico Kursk, ocurrido el 12 de agosto en el mar de Barents.

Se espera que la fiscalía de Rusia abra en el transcurso de este jueves la investigación judicial por la muerte de los 118 tripulantes del sumergible, informó la agencia de noticias Itar-Tass.

Según Itar-Tass, el jefe del FSB, Nikolai Patrushev, el fiscal general Vladimir Ustinov y el fiscal jefe del Ejército, Mijail Kislizyn, llegaron ayer a la sede de la comandancia de la Flota rusa del Norte, en el puerto de Murmansk.

El gobierno de Rusia insiste hasta el momento en su tesis de que el submarino se fue a pique tras chocar con un barco o con otro sumergible, en tanto que especialistas occidentales consideran más probable que el siniestro se debió a una explosión dentro del navío.

En opinión del oceanógrafo ruso Alexander Gorodnizki, el Kursk con sus dos reactores nucleares puede permanecer hasta la primavera del año próximo (boreal) en el fondo del mar de Barents, a 108 metros de profundidad, sin poner un peligro el medioambiente marino.

El mar de Barents no es una zona sísmica, explicó Gorodnizki, profesor del Instituto de Oceanografía de Rusia, al subrayar el hecho de que los dos reactores atómicos del Kursk están desconectados.

Sin embargo, el experto, citado por Itar-Tass, destacó la necesidad de que se realicen permanentemente mediciones de la radiactividad en la zona del siniestro.

Por su parte, la agencia noticiosa Interfax aseguró, citando al Ministerio de Relaciones Exteriores de Noruega, que los niveles de radiactividad en la zona permanecían también hoy dentro de los límites normales.

Gorodnizki descartó que el submarino pueda ser rescatado del fondo marino antes de finalizar el año. "En septiembre, cuando comiencen las tormentas en el mar de Barents, prácticamente será imposible trabajar allí", explicó.

Mientras, unos 150 familiares de los 118 tripulantes fallecidos se disponían hoy a viajar al lugar del hundimiento del submarino para lanzar al mar flores y coronas en memoria de sus seres queridos.

Según Itar-Tass, que informó lo anterior, más de la mitad de los aproximadamente 400 deudos congregados desde hace varios días en Vidiayevo, la base del Kursk, no participarán en la ceremonia fúnebre hasta que los cadáveres hayan sido recuperados del mar.

En un mensaje transmitido anoche por la televisión rusa, el presidente Vladimir Putin asumió la total responsabilidad por la tragedia y rechazó aceptar la dimisión de altos funcionarios militares mientras no se esclarezcan plenamente las causas del desastre.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores