Nuevo militar argentino procesado por robos de recién nacidos

Un juez federal consideró que el general retirado Santiago Omar Riveros habría participado en un plan sistemático de robo y cambio de identidad de bebés durante el gobierno militar (1976-1983) y por ello resolvió procesarlo para continuar con la investigación, convirtiéndose así en el undécimo militar procesado judicialmente por este delito.

25 de Agosto de 2000 | 16:49 | AP
BUENOS AIRES.- Un juez federal consideró hoy viernes que el general retirado Santiago Omar Riveros habría participado en un plan sistemático de robo y cambio de identidad de bebés durante la dictadura militar (1976-1983) y por ello resolvió procesarlo para continuar investigándolo.

El juez Adolfo Bagnasco dispuso, además, embargar los bienes de Riveros por un millón de dólares y resolvió que el militar continúe detenido, tal como lo había dispuesto provisoriamente el 10 de agosto, cuando lo indagó por primera vez.

Riveros se convirtió así en el undécimo militar procesado judicialmente en relación al robo de bebés.

Bagnasco investiga un plan sistemático por el que se habrían robado y cambiado la identidad de 194 niños que nacieron en cautiverio mientras sus madres permanecían en centros de detención clandestinos durante la dictadura militar de 1976-1983.

La causa se inició en 1996 a raíz de una denuncia presentada por las Abuelas de Plaza de Mayo, organización que estima que unos 500 bebés fueron robados durante el régimen militar. Los niños eran entregados a militares o allegados a ellos quienes los inscribían como hijos propios, cambiándoles la identidad.

Durante la dictadura desaparecieron alrededor de 9.000 personas, de acuerdo a un informe oficial. Organizaciones de derechos humanos sostienen que los desaparecidos fueron 30.000, en su mayor parte disidentes y militantes de izquierda.

Riveros, de 77 años, fue comandante de Institutos Militares y era considerado como uno de los más duros jerarcas de la dictadura. Bajo su control se encontraba la guarnición de Campo de Mayo, en donde funcionaba una maternidad clandestina.

El militar había resistido inicialmente la indagatoria judicial, intentando que la justicia militar se hiciera cargo de la causa que encabeza Bagnasco.

Pero la Corte Suprema de Justicia dispuso que la investigación debía seguir su curso en la justicia federal, abriendo el camino para que el magistrado citara a declarar nuevamente a Riveros.

Al presentarse ante el juez el 10 de agosto, Riveros negó su responsabilidad en el robo y cambio de identidad de bebés, como así también la existencia de un plan de sustracción de niños durante el régimen militar.

Riveros reconoció haber afrontado 41 procesos penales por crímenes de lesa humanidad cometidos durante la "guerra sucia". En 1990 se benefició con un indulto del entonces Presidente Carlos Menem.

El robo de bebés y su cambio de identidad quedó excluido de las leyes exculpatorias e indultos dictados en favor de los represores y es por ello que militares que fueron beneficiados por esas iniciativas se encuentran nuevamente bajo proceso judicial en relación al robo de bebés.

Además de Riveros, fueron procesados por Bagnasco y la jueza María Servini de Cubría los ex presidentes de facto Jorge Videla y Reinaldo Bignone, el ex jefe de la marina Emilio Massera, el ex capitán naval Jorge Acosta y los ex generales Cristino Nicolaides y Carlos Suárez Mason, entre otros.

La mayor parte de los once detenidos fue beneficiado con arresto domiciliario, al tener más de 70 años.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores