Kadhafi gana puntos diplomáticos con liberación de rehenes

Autoridades de Occidente han rendido homenaje a la mediación que realizó la fundación que dirige el hijo de Kadhafi en la crisis por el secuestro de los rehenes en Flipinas.

29 de Agosto de 2000 | 12:15 | France Presse
TRIPOLI.- El desenlace parcial de la crisis de los rehenes de Joló, sur de Filipinas, significó este martes una victoria diplomática para el dirigente libio Muammar Kadhafi, ilustrada con la llegada a Trípoli de numerosos ministros de los países concernidos.

Ministros de Francia, Alemania, Sudáfrica y el Líbano debieron plegarse a los actos organizados por el dirigente libio para recibir a los seis rehenes liberados.

Las ceremonias tendrán lugar frente a la residencia del coronel Kadhafi, bombardeada en abril de 1986 por la aviación estadounidense, donde los daños provocados fueron dejados tal cual.

En ese cuartel general de Bab al Azizya, en pleno corazón de Trípoli, 37 libios murieron alcanzados por las bombas norteamericanas.

La llegada de los rehenes a una capital engalanada de banderas y lemas del régimen, coincide con el 31 aniversario de la revolución libia, que se festejará el viernes.

Los responsables occidentales no tuvieron otra alternativa que rendir homenaje a la mediación libia, llevada a cabo mediante una fundación dirigida por el hijo del coronel Kadhafi, Seid al Islam, reconociendo además, que ha llegado el momento de normalizar las relaciones con Trípoli.

"Desde hace muchos años nuestras relaciones habían ingresado en una etapa de normalización. Esta acción positiva de Libia sólo puede mejorar la relación entre nuestros países", declaró Charles Josselin, ministro francés de Cooperación, quien viajó a Trípoli para recibir a dos rehenes francesas liberadas, Sonie Wendling y Maryse Burgot, y a la franco-libanesa Marie Moarbes.

El canciller alemán Gerhard Schroeder agradeció cálidamente a Kadhafi y envió a Trípoli a un secretario de Estado para Relaciones Exteriores, Christoph Zoepel.

"Debemos dar cuenta de nuestros más vivos agradecimientos al gobierno libio y a la fundación que preside el hijo del presidente Kadhafi", dijo Schroeder.

"Ellos desempeñaron un papel esencial para que ocurriera (la liberación). Puedo decirlo: sin la intervención de Kadhafi, de su hijo y de esta fundación, nada habría sido posible", destacó.

Similar actitud adoptaron los sudafricanos, que enviaron a Trípoli a la jefa de la diplomacia, Nkosazana Dlamini Zuma, para recibir a los dos rehenes de su país.

De esta forma, los europeos dieron un impulso al proceso de rehabilitación de Libia, iniciado tímidamente en abril de 1999, cuando la ONU suspendió las sanciones internacionales impuestas contra Trípoli desde 1992 por su supuesto apoyo al terrorismo.

Pese a las sanciones, los europeos siempre se preocuparon por no cortar totalmente las relaciones con Libia, cada vez más activa en Africa, indicaron diplomáticos. Además, Libia es uno de los pocos países solventes de la región y representa un mercado potencial sin competencia estadounidense.

El regreso de Libia a la escena internacional podría confirmarse en octubre, con su participación en las reuniones de colaboración euro-meditarrénea que tendrán lugar en Marsella (sur de Francia).

Ese encuentro podría convertirse en una cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de los países del área. No obstante, una fuente diplomática europea aclaró: si los libios quieren participar, deberán aceptar lo que siempre han rechazado, es decir sentarse a la misma mesa que los israelíes.

Kadhafi podría ofrecerse la guinda del pastel, si logra la liberación del norteamericano Jeffrey Craig Schilling, secuestrado el lunes por el grupo musulmán filipino Abu Sayyaf, que lo presentó como "agente de la CIA".
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores