Clinton llega a Colombia en medio de ofensiva guerrillera

El Presidente de Estados Unidos arribará hoy miércoles a Cartagena de Indias en medio de una gran expectación por su apoyo al Plan Colombia y mientras el país vive un rebrote de la violencia cotidiana que desde hace décadas sacude a esta nación.

30 de Agosto de 2000 | 04:19 | EFE
CARTAGENA DE INDIAS.- El Presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, llega hoy miércoles a Cartagena de Indias en medio de una gran expectación por su apoyo al Plan Colombia y mientras el país vive un rebrote de la violencia cotidiana que desde hace décadas sacude a esta nación.

La vista de Clinton se produce cuando las guerrilas que actúan en Colombia han agudizado su accionar frente a la decisión norteamericana de desembolsar US$1.300 millones en ayuda social y militar. En tanto, ayer martes las autoridades colombianas hallaron tres fusiles y más de medio centenar de balas en un apartamento de Cartagena.

Simultáneamente se registraron combates y hostigamientos en los departamentos de Antioquia (noroeste), Arauca (este), Nariño (suroeste) y en Cundinamarca, centro del país, sin que por el momento se haya informado de víctimas mortales o heridos.

A menos de 60 kilómetros de Bogotá, en la zona rural de Guayabetal, se produjeron combates entre soldados del Ejército y rebeldes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que con el Ejército de Liberación Nacional (ELN), son las dos principales agrupaciones guerrilleras del país.

Los dos grupos rebeldes han afirmado que la visita de Clinton constituye una intromisión en los asuntos internos y lo ha declarado "persona no grata".

Los enfrentamientos cerca de Bogotá obligaron a las autoridades a cerrar la carretera entre esta ciudad y Villavicencio, capital del departamento del Meta.

En distintas zonas colombianas, las autoridades locales realizaron registros, patrullajes y controles en carreteras y calles para evitar una escalada terrorista durante la permanencia de Clinton en Cartagena de Indias.

Algunos frentes de las FARC ocuparon los pequeños caseríos de Pavas, en el Valle y Tablón de Gómez, de Nariño, donde atacaron los cuartelillos policiales y edificaciones públicas sin que de momento se haya informado de muertos.

En Bogotá, un grupo de estudiantes de varias universidades ocupó desde el martes y "hasta que Clinton se vaya", la sede del Parlamento Andino, un edificio de nueve plantas, en protesta por la visita del gobernante estadounidense.

Otro grupo de estudiantes, esta vez en Medellín, noroeste del país, incendiaron un autobús también en protesta por la visita de Clinton, y en Cali, suroeste, estallaron algunos artefactos en cajeros bancarios que sólo causaron algunos destrozos, en hechos atribuidos a las guerrillas.

Las centrales obreras, por su parte, anunciaron para hoy la celebración de manifestaciones y mítines en varias ciudades del país en rechazo por la visita de Clinton.

El ministro de Trabajo, Angelino Garzón, dijo que el Gobierno reconoce que existen sectores a favor y en contra de la visita de Clinton, y que respetará las expresiones de protesta.

A pocas horas de que se inicie la visita del mandatario estadounidense, agentes del Cuerpo Técnico de la Fiscalía encontraron un fusil R-15 y dos AK-47, un revólver y una pistola, y más de 50 balas para distintas armas, en un piso del edificio "Ipanema", del sector turístico y residencial de Cartagena y detuvieron a un hombre.

El edificio en el que fueron encontradas las armas, está localizado muy cerca de la casa del comandante de la Policía del departamento de Bolívar, del que Cartagena de Indias es capital, el coronel Carlos Devia.

El hallazgo de los tres fusiles, el revólver y la pistola, y demás elementos se produjo cuando la ciudad está prácticamente tomada por una fuerza de más de 10.000 hombres, entre colombianos y estadounidenses, encargada de velar por la seguridad de Clinton.

El Presidente norteamericano repitió la noche del ayer martes que Estados Unidos no tiene ningún objetivo militar en su política hacia Colombia, apoya el proceso de paz, no impone ninguna estrategia y está dispuesto a prestar la ayuda necesaria en la lucha para combatir el narcotráfico.

"Nuestro objetivo no es militar. No creemos en una solución militar. Apoyamos el proceso de paz. Somos partidarios de la paz y enemigos de las drogas", dijo Clinton a los colombianos en una intervención transmitida por la televisión, pocas horas antes de iniciar una visita que ha sido calificada de histórica.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores