Se agiganta escándalo en Senado argentino

El diario "La Nación" dijo en primera plana que el senador peronista Emilio Cantarero le admitió haber aceptado el soborno, para que en abril votase a favor de una ley de reforma laboral.

31 de Agosto de 2000 | 11:25 | AP
BUENOS AIRES.- El gobierno se mostró dispuesto hoy a esclarecer "cueste lo que cueste y caiga quien caiga" un escándalo por denuncia de sobornos a senadores, que cada día sacude más a la ciudadanía.

Mientras el vicepresidente Carlos Alvarez llevó la voz cantante del gobierno, el diario "La Nación" dijo en primera plana que el senador peronista Emilio Cantarero le admitió haber aceptado el soborno, para que en abril votase a favor de una ley de reforma laboral.

Ante sospechas de que el soborno pudo haber partido de las propias entrañas del gobierno, interesado en que se aprobase esa ley, tal como ocurrió, Alvarez declaró a la prensa que "si alguien del gobierno estuvo involucrado en los sobornos, deberá alejarse de su cargo".

"El tema tiene que esclarecerse cueste lo que cueste y caiga quien caiga", afirmó Alvarez.

El ministro de Trabajo, Alberto Flamarique, y el jefe de los servicios de inteligencia, Fernando de Santibañes, han negado tener alguna responsabilidad en el pago del dinero a senadores, ante versiones de prensa que los involucraban en el caso.

El Presidente Fernando de la Rúa ha respaldado a todos sus ministros y funcionarios y les pidió que se presenten ante la justicia.

El juez federal que investiga la causa, Carlos Liporaci, dijo ayer que "me preocupa terriblemente este manto de sombra que se cierne no solo sobre el Senado...un bastión de nuestra República, sino sobre el mismo Poder Ejecutivo".

Por el despacho de Liporaci desfilan a diario diversos senadores. El juez dijo que por ahora "estamos en un cuarto oscuro" pero "se va prendiendo de a poco la luz".

"La Nación" dijo hoy que decidió revelar la identidad de Cantarero, porque éste salió anoche a desmentir que hubiese hablado con ese diario. "La Nación" ayer publicó una entrevista con Cantarero en la que dijo que este le admitió haber sido sobornado, pero sin mencionar su nombre.

"Clarín", por su parte, señaló hoy que en una presentación el lunes ante Justicia, el senador Antonio Cafiero involucró en ese escándalo a sus colegas Angel Pardo, Eduardo Bauzá, una de las manos derechas del ex presidente Carlos Menem, y Ramón Ortega, ex gobernador de Tucumán y popular cantautor en los años 60 y 70.

Según "Clarín", Cafiero señaló a Pardo, Bauzá y Ortega como "receptores", aunque sin precisar el sentido y el alcance de esa palabra. Podría tratarse de receptores directos del soborno o de receptores de información sobre ese supuesto delito.

Pardo, Bauzá y Ortega, que al igual que Cafiero son peronistas, desmintieron de inmediato que tuviesen alguna relación con el presunto soborno.

Bauzá dijo que "esto nos daña el honor. Nunca me han ofrecido ni he dado nada a cambio de una ley. Esto es terminante".
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores