La Iglesia católica beatificará a dos papas disímiles

El domingo, el Papa Juan Pablo II beatificará a Pío IX conjuntamente con otro de sus antecesores, el papa Juan XXIII, elevando a ambos a la categoría previa a la santidad.

31 de Agosto de 2000 | 15:46 | AP
CIUDAD DEL VATICANO.- Durante el papado más largo de la historia, el papa Pío IX opuso la Iglesia católica a un mundo cambiante: condenó la libertad de palabra y de religión, apoyó el confinamiento de los judíos en el gueto de Roma y avaló la captura de un niño judío para criarlo en la fe católica.

Cuando murió en 1878, liberales italianos trataron de arrojar su cadáver al río Tíber.

El domingo, el Papa Juan Pablo II beatificará a Pío IX conjuntamente con otro de sus antecesores, el papa Juan XXIII, elevando a ambos a la categoría previa a la santidad.

Grupos judíos protestan enérgicamente la beatificación de Pío. Aun algunos católicos cuestionan que se equipare al rígidamente tradicional Pío IX con el popular Juan XXIII, a quien no le faltaron críticos en el ala conservadora cuando convocó el Segundo Concilio Vaticano que rompió con la tradición.

"Una beatificación excesiva", comenta "The Tablet", un respetado semanario católico, sobre Pío IX, y la califica como "la obra de un reducido grupo de ultraconservadores".

"Sólo puede considerarse una medida política, destinada a suministrar un contrapeso conservador y reaccionario a la beatificación de Juan XXIII", dice The Tablet.

"Realmente no lo comprendo", dijo Elena Mortara, bis-bisnieta del niño judío, Edgardo Mortara, a quien la policía papal arrebató a su familia en 1858.

Pío "causó demasiados sufrimientos", dijo a la publicación religiosa italiana Confronti. "La herida del "caso Mortara" todavía repercute en mi familia y en toda nuestra comunidad".

Las autoridades eclesiástica se llevaron a Edgardo, de 6 años, de su casa en Bolonia debido a que una mucama católica dijo haber bautizado al niño cuando parecía enfermo de muerte. Bajo la protección del papa Pío, Edgardo creció en una guardia eclesiástica y más adelante se ordenó sacerdote.

Los oponentes a la beatificación "están juzgando con la mentalidad de hoy los hechos de hace 150 años", dijo monseñor Carlo Liberati, uno de los clérigos del Vaticano que promovieron la causa.

Durante su papado de 31 años, Pío IX aplicó las restricciones a los judíos en el gueto de Roma hasta que la abolición de los estados papales liberó a los judíos en 1870.

En 1864 promulgó sus 80 condenas a ideas en ese entonces modernas como la libertad de palabra y religión y la separación de la Iglesia y el Estado. También promovió los dogmas de la infalibilidad papal y la inmaculada concepción de la Virgen María, que Juan Pablo II consideró "un servicio a la fe".
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores