Comenzó reunión de países sudamericanos en Brasilia

El encuentro se inauguró hoy con un llamamiento a la integración para aprovechar las ventajas que ofrece la globalizació y luchar contra la exclusión global.

31 de Agosto de 2000 | 20:12 | EFE
BRASILIA.- La primera reunión de países de América del Sur se inauguró hoy en Brasilia con un llamamiento a la integración para aprovechar las ventajas que ofrece la globalización y luchar contra la exclusión social.

El Presidente brasileño, Fernando Henrique Cardoso, pronunció el discurso inaugural en su papel de promotor y anfitrión de la cita, que por vez primera reúne en una misma mesa a los 12 países de la región.

"Nuestra mejor oportunidad consiste en hacer que el proceso de globalización en todas sus caras, la de la producción, la de la tecnología, la del comercio, la de las finanzas, produzca beneficios para nuestros pueblos", dijo Cardoso en el Auditorio del Palacio de Itamaraty, sede de la cancillería brasileña que acoge la cumbre.

El anfitrión afirmó que Sudamérica desea "participar activamente en los núcleos mundiales de decisión, en los que se reorganiza la arquitectura financiera internacional, pues no quiere apenas ser informada de las decisiones".

Tras la sesión solemne de inauguración, los presidentes celebraron una primera reunión de trabajo en un salón situado en los sótanos de Itamaraty.

Paralelamente, los cancilleres se dedicaron a matizar la declaración final de la Cumbre, que será firmada mañana por los mandatarios.

La mayoría de los dirigentes, a excepción del venezolano Hugo Chávez, el peruano Alberto Fujimori, y el ecuatoriano Gustavo Noboa, llegaron hoy a Brasilia y aprovecharon para celebrar varias entrevistas bilaterales.

Como sucedió en los días previos a la inauguración de la reunión, el conflicto colombiano acaparó la mayoría de las conversaciones y entrevistas, así como el interés de los periodistas.

El Presidente colombiano, Andrés Pastrana, el más esperado de los mandatarios por esa razón, tras entrevistarse con su colega Fujimori, contribuyó a tranquilizar los ánimos reiterando que mientras él gobierne en Colombia, "no se permitirá ninguna intervención militar extranjera".

"Hay más tranquilidad" después de escuchar a Pastrana, aseguró el ministro de Relaciones Exteriores venezolano, José Vicente Rangel, cuyo Gobierno, junto con el de Brasil, fue el que mayor temor manifestó en relación con la evolución del conflicto colombiano y la aplicación del llamado Plan Colombia.

Tras la sesión solemne, los presidentes cenaron en el Salón Brasilia de Itamaraty, donde Chávez actuó como orador de honor y agradeció la iniciativa de Cardoso, promotor de la convocatoria a esta cita.

Los presidentes sudamericanos volverán a reunirse mañana en un salón contiguo al Auditorio del Palacio de Itamaraty, para la que será última sesión de trabajo de esta cumbre.

Los mandatarios firmarán el llamado "Comunicado de Brasilia", el documento final de la reunión, que en 15 páginas recogerá las sugerencias apuntadas para avanzar hacia una integración de toda Sudamérica en el año 2002.

También está previsto, aunque todavía está por definir, que sea difundido un comunicado o algún tipo de documento sobre el conflicto que sufre Colombia, asunto que no ha sido mencionado en la declaración, según los borradores que circularon hasta ahora.

El "Comunicado de Brasilia" estará dividido en cinco capítulos, que tratan del comercio, la democracia, el narcotráfico, la ciencia y tecnología, y la infraestructura de la integración, aspecto que Brasil ha considerado el más importante del proyecto integrador.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores