Banda terrorista ETA se responsabiliza de asesinatos

La banda terrorista ETA ha asumido en un comunicado que publica hoy el diario afín 'Gara' la muerte en atentado terrorista del empresario guipuzcoano José María Korta, la del subteniente Casanova, la de dos guardias civiles en Sallent de Gállego (Huesca) y la colocación de un coche bomba en Madrid.

31 de Agosto de 2000 | 23:52 | EFE
MADRID.- La banda terrorista ETA ha asumido en un comunicado que publica hoy el diario afín 'Gara' la muerte en atentado terrorista del empresario guipuzcoano José María Korta, la del subteniente Casanova, la de dos guardias civiles en Sallent de Gállego (Huesca) y la colocación de un coche bomba en Madrid.

La edición digital de Gara recoge en portada el título "ETA identifica el objetivo del coche-bomba de Madrid", mientras que en páginas de interior, se publica un comunicado de la banda terrorista en la que ésta se atribuye los cuatro asesinatos, y la colocación de un coche bomba en Madrid el 8 de agosto pasado.

En este último atentado, ETA dirigía su objetivo, afirma en su comunicado, contra un conocido político, tres empresarios, uno de ellos por no pagar el "impuesto en favor de Euskal Herria" ('impuesto revolucionario'), y contra un ex director de la Guardia Civil.

Reconoce además en su comunicado que la explosión en la que fallecieron cuatro "compañeros de lucha" el 7 de agosto pasado en el barrio bilbaíno de Bolueta ocurrió cuando "iban a realizar una acción".

El 8 de agosto pasado ETA comete dos atentados con coche bomba, en el País Vasco y en Madrid, que matan a un empresario y que causan heridas a otras 11 personas.

En la mañana de ese martes, asesinó, mediante un coche bomba, en la localidad guipuzcoana de Zumaia, a José María Korta, un nacionalista vasco, empresario y presidente de ADEGI, Asociación de Empresarios de Guipúzcoa.

Ese mismo día explosionó un automóvil "Peugeot 205" de color rojo en la calle Platerías de Madrid, en la zona norte de la capital de España. La explosión hirió de gravedad a un vigilante jurado y causó heridas a otra decena de personas, entre ellas dos niños, así como importantes destrozos en los edificios de la zona.

El miércoles, 9 de agosto, la banda terrorista asesinaba de tres disparos en la nuca al subteniente del Ejército Francisco Casanova Vicente cuando el militar, de 46 años, casado y con un hijo de 11 años y una hija de 17, entraba, en el garaje de su casa, en una zona de chalés adosados de la localidad navarra de Berriozar.

El 20 de agosto dos agentes de la Guardia Civil, Irene Fernández, de 32 años y José Angel de Jesús, de 22, eran asesinados mediante la explosión de una bomba adosada al automóvil, el todoterreno de la patrulla, en la localidad de Sallent de Gállego (Huesca).

La explosión del artefacto se produjo cuando los dos guardias civiles iniciaban una de sus patrullas. Irene Fernández es la primera mujer Guardia Civil muerta en un atentado terrorista en España.

Las muertes de los cuatro etarras el lunes 7 de agosto, se produjo en el barrio bilbaíno de Bolueta al explotar el coche en el que viajaban, que contenía explosivos y armamento.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores