Esposa de Tony Blair defiende a pedófilo

La abogada Booth -ése es el apellido de soltera de la señora Blair- representará a Graham Brown, un hombre de 33 años que fue hallado hoy culpable de violar la orden emanada de un tribunal del Reino Unido que le prohibía cualquier tipo de contacto con menores.

01 de Septiembre de 2000 | 12:14 | ANSA
LONDRES.- La esposa del premier británico Tony Blair, la abogada Cherie Booth, tomó hoy la defensa de un pedófilo y lo representará ante la Alta Corte de Europa para los Derechos Humanos.

La abogada Booth -ése es el apellido de soltera de la señora Blair- representará a Graham Brown, un hombre de 33 años que fue hallado hoy culpable de violar la orden emanada de un tribunal del Reino Unido que le prohibía cualquier tipo de contacto con menores.

En octubre de 1999 un juez del condado de Somerset, en Inglaterra suroriental, prohibió a Brown -ya condenado con anterioridad por actos pedófilos- a hablar con niños o tomar contacto con ellos para hacer amistad.

Brown fue poco después liberado, pero permaneció bajo estricta vigilancia policial.

Cuatro días después, el acusado fue sorprendido mientras intentaba dialogar con tres menores -dos de 14 años y uno de 13- en la ciudad de Newton Abbot.

El hecho fue denunciado esta semana ante un tribunal de la ciudad de Exeter.

La acusación indicó que Brown intentó acercarse a uno de los jóvenes mientras esperaba el autobús mostrándole un billete de 5 libras esterlinas.

A otro de los jóvenes le mostró un portallaves en forma de perro dálmata, y con el último intentó dialogar frente un restaurante de comidas rápidas.

En los tres casos, el tribunal de Exeter lo halló culpable de violar la prohibición que le había sido impuesta pocos días antes.

Brown -condenado anteriormente por molestar sexualmente a una joven de 16 años- no tiene domicilio fijo y al escuchar las acusaciones en su contra se declaró inocente, pero el juez ordenó un examen psiquiátrico antes de emitir la sentencia.

La esposa del premier Blair -una encendida simpatizante de la nueva ley sobre Derechos Humanos que entrará en vigor en Gran Bretaña en octubre- tomó la defensa de Brown ya que -consideró- el sistema jurídico está violando sus derechos.

Según algunos observadores británicos, la decisión de Cherie Booth podría revelarse muy peligrosa desde el punto de vista político.

Después del brutal asesinato de la pequeña Sarah Payne a manos de un maniático el mes pasado, en Gran Bretaña el clima en relación con los casos de pedofilia se tornó muy tenso y expertos en análisis político consideraron que el opositor Partido Conservador podría tomar como pretexto la iniciativa de la señora Blair para atacar al premier.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores