Después de la "revolución", Chávez atraerá inversiones de EE.UU

Mientras hoy se desarrolla el último día de la Cumbre del Milenio en Naciones Unidas, el Mandatario venezolano aprovechó la oportunidad para exponer ante un grupo de empresarios un ambicioso plan que pretende impulsar la alicaída economía venezolana.

08 de Septiembre de 2000 | 11:58 | AP
NUEVA YORK.- El Presidente venezolano, Hugo Chávez, aseguró hoy viernes a los empresarios e inversionistas internacionales que han concluido las radicales reformas políticas en su país y que ahora dirigirá su mirada hacia la economía.

Chávez, en un desayuno con unos 100 empresarios e inversionistas en un salón de conferencias en Nueva York, expuso un ambicioso plan para impulsar todas las áreas de la economía venezolana, como la agricultura, la energética, la de telecomunicaciones, la minería y el turismo.

"Dejamos atrás infinidad de problemas grandes, pequeños, medianos que tenían que ver con un orden político desgastado, incapaz de asegurar nada a nadie, ni al pueblo venezolano ni a los más pobres, ni a la clase media destrozada, ni a los empresarios", aseguró.

Después de siete consultas electorales en su país -entre elecciones presidenciales, legislativas y varios referéndums- "dejamos una fase del proceso de transformación atrás y hemos entrado en otra fase", dijo.

"Si decíamos hace año y medio que el problema económico fundamental era la política, ahora decimos que el problema político fundamental es la economía", agregó.

Chávez, célebre por su florida retórica, comparó la economía de su país con el nacimiento de un hijo. Dijo que en su pueblo natal, cuando un niño nacía, la tradición era que los padres anunciaban a sus vecinos que "'te pongo un niño a la orden o te pongo a la orden una muchachita'. Así les digo yo a ustedes: les ponemos a la orden una muchachita que se llama la República Bolivariana de Venezuela".

Chávez, un ex militar que intentó dar un golpe de estado en 1992 y siete años más tarde fue elegido a la presidencia por los votos, se burló de las críticas según las cuales sus posiciones nacionalistas y en defensa de los pobres estropearían una economía moderna.

"¿Dónde está el Chávez aquel del que hablaban, ese loco que iba a acabar con todo el mundo? ¿Qué se hizo ese Chávez? El que iba a acabar con la democracia, el que iba a acabar con las elecciones, que iba a asumir (todo) el poder ... ¿Tiranía? ¿Dictadura? Jamás. Vamos en sentido contrario... (hay que) ver la realidad, no fantasmas, cuentos, titulares, informaciones muchas veces sesgadas, muchas veces interesadas".

Prometió imponer una "rígida disciplina fiscal, una política antidevaluacionista y antiinflacionaria", pero advirtió que sería un ajuste "según nuestras propias fortalezas y debilidades y limitaciones. No un ajuste ortodoxo, porque ustedes saben muy bien que una medicina no es aplicable a ciegas a cualquier paciente".

Aseguró que el déficit fiscal se ha reducido a tal punto que "no nos quita el sueño para nada", y que la inflación fue un "potro salvaje sobre el que montamos y ahora tenemos las riendas en la mano".

Las tasas de interés, afirmó, se redujeron un 20% en un año y las reservas internacionales ascienden a 18.000 millones de dólares, "suficiente para 18 meses de importaciones".

Aseguró a los inversionistas que en Venezuela contarán con un "marco jurídico mucho más sólido", mencionando la reforma del poder judicial y la aprobación de leyes para la protección de inversiones, para regir licitaciones y para concesiones.

Además, dijo, ahora Venezuela cuenta con leyes especiales en telecomunicaciones, gas y electricidad, y con zonas de impuestos reducidos en las cuales su gobierno quiere atraer más inversiones.

Chávez se encuentra en Nueva York esta semana para asistir a la Cumbre del Milenio de las Naciones Unidas. Regresará esta noche a su país, dijeron fuentes oficiales venezolanas.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores