EE.UU. y Japón esperan señales de integración Corea del Norte

Estados Unidos y Japón señalaron hoy, lunes, que aunque se ven algunas señales positivas en el comportamiento de Corea del Norte, esperan que todavía sean más definidas para considerar que ese país camina hacia la integración con su vecino del sur.

11 de Septiembre de 2000 | 17:34 | EFE
NUEVA YORK.- Estados Unidos y Japón señalaron hoy, lunes, que aunque se ven algunas señales positivas en el comportamiento de Corea del Norte, esperan que todavía sean más definidas para considerar que ese país camina hacia la integración con su vecino del sur.

Los secretarios de Estado, Madeleine Albright, y de Defensa de EE.UU., William Cohen, se reunieron hoy en Nueva York con los ministros japoneses de Asuntos Exteriores, Yohei Kono, y de Defensa, Kazuo Torashima, para analizar la situación en el sureste asiático.

Además, los cuatro ministros analizaron la alianza que EE.UU. y Japón tienen en materia de defensa, en la víspera de la reunión de la Asamblea General de la ONU que comienza mañana, martes.

Albright y Kono firmaron un acuerdo que amplia en cinco años el apoyo financiero de Tokio a la presencia militar estadounidense en su territorio, en concreto en Okinawa, en donde están estacionados 47.000 militares estadounidense.

En ese acuerdo Japón se compromete a aportar 1.500 millones de dólares y a proporcionar indirectamente otros 3.000 millones mediante la construcción de instalaciones y otros beneficios fiscales para las tropas estadounidenses.

"Hemos visto algunos señales por parte de Corea del Norte, pero son sólo eso, pasos. Todavía tenemos que ver más, que haya un compromiso más sustancial de que quieren tener relaciones más pacíficas con el sur", dijo Cohen durante una conferencia de prensa conjunta de los cuatro ministros.

También subrayó que "todavía está por ver si el gobierno norcoreano quiere o no integrarse plenamente en la comunidad internacional".

Por su parte, el titular nipón de Defensa manifestó que su país "no ve todavía cambios reales en la situación militar" (en Corea del Norte), y aunque mantiene la esperanza ante los signos de apertura de las dos Coreas, dijo que Tokio sigue preocupado por el programa de misiles balísticos del régimen comunista de Pyongyang.

"Por desgracia, Corea del Norte tiene desplegados suficientes misiles Nodong como para cubrir todo nuestro territorio. No veo, por el momento, cambio alguno en la situación militar de la península", dijo Torashima.

Cohen se refirió también a que las autoridades estadounidenses se sienten animadas, pero prudentes, por algunos avances realizados por Corea del Norte, como la primera cumbre que celebró en junio pasado en Pyongyang con el presidente de Corea del Sur, Kim Dae-Jong.

Desde esa cita, las dos Coreas han celebrado dos rondas ministeriales destinadas a disminuir las tensiones militares, potenciar la cooperación económica y fomentar los contactos entre sus habitantes, especialmente de las familias rotas con la división de la península.

Sobre las informaciones de que las autoridades norcoreanas no se oponen a la presencia de militares estadounidenses en Corea del Sur, un alto funcionario estadounidense dijo que para Washington esa es "una buena noticia".

EE.UU., que apoya la reunificación de las dos Coreas, tiene estacionados 37.000 hombres en Corea del Sur desde 1953, y se niega a retirarse de la península coreana porque considera que su presencia contribuye a la estabilidad de la región.

La misma fuente se refirió a que EEUU quiere ver cuáles son los nuevos pasos que da el régimen comunista del presidente Kim Jong Il antes de considerar que ha disminuido la tensión entre los dos países.

Una nueva señal de ese afianzamiento en el clima de las relaciones entre las dos Coreas es el viaje realizado hoy a Seúl por parte de Kim Yong Sun, secretario del Partido de los Trabajadores de Corea del Norte y brazo derecho del dirigente Kim Jong Il.

La visita se ha producido una semana después de que Corea del Norte decidiera no asistir a la Cumbre del Milenio de la ONU, que se celebró del 6 al 8 de septiembre, en protesta por el "provocativo" tratamiento que recibió su delegación por parte de la seguridad estadounidense en el aeropuerto de Fráncfort (Alemania).
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores