Continúan los disturbios en Indonesia ante juicio contra Suharto

Un carro bomba estalló en el estacionamiento subterráneo de la Bolsa de Valores de Yakarta y dejó por lo menos 13 muertos y 27 heridos, en un duro golpe para los intentos de reforma en este país tras décadas de dictadura corrupta.

13 de Septiembre de 2000 | 19:34 | AP
YAKARTA.- Un carro bomba estalló en el estacionamiento subterráneo de la Bolsa de Valores de Yakarta y dejó por lo menos 13 muertos y 27 heridos, en un duro golpe para los intentos de reforma en este país tras décadas de dictadura corrupta.

La explosión destruyó unos 400 vehículos en el garaje en el estacionamiento subterráneo, que estaba lleno de centenares de automóviles y decenas de choferes que aguardaban a los corredores de bolsa y otros ejecutivos al término de la jornada.

Los 27 heridos, muchos cubiertos de polvo negro, cortados por astillas de vidrio y con dificultades para respirar, fueron llevados a un hospital cercano.

Decenas de bomberos apagaron las llamas rodeados de una cortina de humo y durante horas extrajeron cadáveres y personas heridas en medio de la humareda.

La mayoría de las víctimas fatales habían muerto de asfixia. Algunos cadáveres aparecieron dentro de sus autos destruidos por el fuego.

Los bomberos dijeron que dentro del garaje estallaron los tanques de combustible de varios automóviles.

Rudi Herawanto, un chofer, dijo que la explosión ocurrió un piso debajo del que se encontraba, donde funciona una cafetería para los choferes.

La agencia noticiosa estatal Antara dijo que la bomba fue colocada en una furgoneta Toyota Kijang estacionada en el garaje.

"Yo estaba en mi oficina en el piso 20", dijo Feri Indrianto, un corredor de bolsa. "Sentí una gran explosión y un ruido intenso".

Un vocero en el cercano hospital Pertamina dijo que llevaron 23 heridos.

El edificio se encuentra en la avenida céntrica principal, y el incidente paralizó el tránsito.

La policía ordenó la evacuación de un millar de empleados y la suspensión de las operaciones bursátiles durante el resto de la semana para investigar el hecho.

La explosión fue la más mortífera en una serie de atentados no resueltos y constituyó un duro golpe para los esfuerzos del Presidente Abdurrahman Wahid por restaurar la confianza en una economía sacudida por crisis sucesivas.

Wahid ha dicho que sus adversarios emplean tácticas terroristas para desestabilizar su gobierno reformista, instaurado hace un año.

Hace una semana, milicias vinculadas con elementos de línea dura en el ejército indonesio en Timor Occidental mataron a tres funcionarios de la ONU. Wahid dijo que el salvaje atentado lo había humillado frente al mundo.

Muchos atentados han coincidido con cada etapa de la investigación oficial motivada por acusaciones de corrupción contra el ex dictador Suharto, que gobernó Indonesia durante 32 años hasta 1998.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores