Crisis del petróleo provocó caída de popularidad de Tony Blair

Sondeos de opinión publicados hoy por la prensa londinense reflejan la fuerte caída de la popularidad del Primer Ministro británico y su Gobierno, e incluso una de las encuestas señala que los laboristas han perdido, por primera vez en ocho años, la ventaja que tenían sobre el Partido Conservador.

17 de Septiembre de 2000 | 07:14 | EFE
LONDRES.- La crisis del petróleo le pasa factura al gubernamental Partido Laborista y, según dos encuestas, la popularidad del Primer Ministro, Tony Blair, ha caído en picado en las últimas dos semanas, y ocho meses antes de las elecciones.

Los sondeos de opinión publicados hoy por la prensa londinense reflejan la fuerte caída de la popularidad de Blair y su Gobierno entre los británicos, e incluso una de las encuestas señala que los laboristas han perdido, por primera vez en ocho años, la ventaja de tenían sobre el Partido Conservador.

En un estudio hecho por la empresa "Mori", el Partido Conservador se coloca en cabeza de la preferencia de los británicos con un 38 por ciento, frente a un 36 por ciento de los laboristas.

En otra encuesta efectuada por la firma NOP, el Partido Laborista aparece empatado con el Conservador con un 37 por ciento cada uno.

Los sondeos de opinión indican inequívocamente la condena de una gran mayoría de británicos a la respuesta y actuación del Gobierno frente a las protestas de las últimas dos semanas por los elevados impuestos sobre el precio de la gasolina.

Un 71 por ciento de las 1.000 personas preguntadas por NOP culpa al Gobierno de los elevados precios de la gasolina en el Reino Unido, que son los más altos de la Unión Europea (UE), y un 85 por ciento respalda el recorte de los impuestos sobre el carburante.

Un 78 por ciento manifestó su apoyo a la protesta de los camioneros, que bloquearon durante varios días las refinerías y centros de distribución de gasolina y dejaron al país al borde de la parálisis.

Aunque la protesta fue suspendida esta semana, los camioneros han dado 60 días al Gobierno para que recapacite y recorte los impuestos sobre la gasolina, o de lo contrario amenazan con reanudar el bloqueo.

El ministro de Economía, Gordon Brown, reiteró ayer, sábado, su negativa a recortar los impuestos sobre el carburante y culpó a los países productores (OPEP) de los elevados precios.

Ante el sorprendente avance, el líder del Partido Conservador, William Hague, declaró hoy, en un intento de consolidar las sustanciales ganancias, que la formación política que representa "está preparada para gobernar".

"La gente que me rodea en la cúpula del partido serían mejores ministros que la banda que tenemos ahora", dijo Hague a la cadena de televisión GMTV al prometer que recortará los impuestos, incluidos los de la gasolina, si llega al poder.

"Un Gobierno conservador reducirá impuestos, y los del petróleo serán los primeros", resaltó Hague.

Pese a afirmar que nunca ha hecho mucho caso a los sondeos de opinión, Hague consideró que en esta ocasión son certeros al reflejar el avance de su partido y el hecho de que "el Partido Laborista está pagando el precio de la arrogancia y de las promesas rotas".

El ministro de Defensa, Geoffrey Hoon, manifestó que los sondeos de opinión "es el resultado de una mala semana. Me interesará más verlos dentro de un mes, y si todavía son tan malos estará claro que tenemos un problema".

Estas encuestas planearán sin duda sobre el Congreso del Partido Laborista, que comenzará el próximo domingo y que será el último antes de las próximas elecciones, previstas para mayo de 2001, aunque Blair podría decidir apurar su mandato y celebrarlas en el 2002.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores