Se mantiene la tensión en zona petrolera del Golfo Pérsico

La inestable situación en la zona y las acusaciones recíprocas entre Irak y Kuwait han causado alarma entre varias naciones de la región, al punto de que EE.UU. advirtió a Irak que emprenderá represalias si ataca el emirato.

18 de Septiembre de 2000 | 10:12 | EFE
DUBAI.- La tensión sigue viva en la rica zona petrolera del Golfo Pérsico tras el llamamiento hecho por el Gobierno kuwaití a la comunidad internacional para que adopte "medidas firmes" contra Irak, país al que considera una "verdadera amenaza" para la seguridad de la región.

La inestable situación en la zona y las acusaciones recíprocas entre Irak y Kuwait, dos de los principales miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), han causado alarma entre varias naciones de la región, y han llevado a EE.UU. a advertir a Irak con represalias si ataca el emirato.

El Gobierno kuwaití ha calificado como "falsas y amenazantes" las acusaciones de Irak contra el emirato de robar crudo de dos yacimientos petrolíferos del sur iraquí.

"Es un intento para aterrorizar a Kuwait y provocar tensiones e inestabilidad en la zona", explica en un comunicado, en referencia a las acusaciones iraquíes de los últimos días, renovadas hoy por la prensa oficial de Irak.

Acusaciones iraquíes similares precedieron a la invasión de las tropas iraquíes de Kuwait, en 1990, que desencadenó la Guerra del Golfo Pérsico, que EE.UU. lideró siete meses después para liberar el emirato.

Los secretarios de Estado y Defensa de EE.UU., Madeleine Albright y William Cohen, respectivamente, cuyo país tiene bases militares en el Golfo, han advertido de que Washington no permitirá que Irak amenace a sus vecinos o vuelva a construir su arsenal de armas no convencionales.

Irak, por su parte, acusó hoy a través de su prensa oficial a Estados Unidos de planear una "nueva agresión" contra su territorio.

El diario "Babel", cuyo director es Uday Husein, hijo mayor del Presidente iraquí, Sadam Husein, comenta que "todo indica que la administración norteamericana está planeando una nueva agresión con la ayuda de sus aliados en la zona, los gobernantes de Kuwait y Arabia Saudita".

Otro periódico, "Al Zaura", órgano del partido "Baaz" de Sadam Husein, escribió que "después de revelar las realidades sobre el robo del crudo iraquí, los sionistas estadounidenses comenzaron a emitir ridículas advertencias contra Irak".

También rechazó unas declaraciones del ministro de Defensa Kuwaití, jeque Salem Sabah al Salem, en las que advertía a Irak de que pagará "con creces" cualquier acción militar que emprenda contra Kuwait.

Si bien Bagdad afirma que "no amenaza a ninguno de sus vecinos", y que sólo busca defender sus intereses, la tensión en el golfo Pérsico ha contribuido al alza de los precios del crudo en los mercados internacionales.

Más de la quinta parte de las necesidades energéticas de Occidente dependen de la región del Golfo Pérsico, donde se encuentran las mayores reservas del mundo.

Irak, sometido a un embargo internacional desde principios de la década pasada, exporta desde 1996 cantidades limitadas de crudo en el marco del programa "petróleo por alimentos", supervisado por la ONU, para importar productos de primer necesidad para su población.

Bagdad se ha quejado en varias ocasiones de que dicho programa no satisface las necesidades de su pueblo.

El Presidente iraquí, citado hoy por los medios de comunicación de su país, comentó la subida de los precios del crudo, que calificó como "un juego de aquellos que compran y almacenan el crudo para venderlo más tarde", aunque no se refirió a la tensión entre su país y Kuwait.

En una reunión del Gabinete iraquí, Husein pidió a los países consumidores que no presionen más a la OPEP para que decida nuevos aumentos de su producción con el fin de frenar la subida de los precios.

El Gabinete iraquí analizó en su reunión la última decisión de la OPEP de aumentar su producción diaria en 800.000 barriles a partir del primero de octubre próximo.

El secretario general de la OPEP, Rilwanu Lukman, afirmó hoy que esta organización "está dispuesta a decidir un nuevo aumento de su producción en unos 500.000 barriles diarios, si a finales de octubre los precios siguen por encima de los 28 dólares por barril".

Los once países miembros de la OPEP han aumentado la producción en tres ocasiones desde abril.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores