Cuba confirma secuestro y accidente de avión

Las autoridades cubanas confirmaron el secuestro y posterior accidente de un avión civil que con al menos diez personas a bordo, cayó el martes al mar en el estrecho de Florida. El servicio de guardacostas de EE.UU. informó de que una persona murió cuando el avión cayó al mar y que otras nueve fueron rescatados con vida.

20 de Septiembre de 2000 | 09:39 | EFE
LA HABANA.- Las autoridades cubanas confirmaron hoy el secuestro y posterior accidente de un avión civil que con al menos diez personas a bordo, casi todos familiares, cayó el martes al mar en el estrecho de Florida.

Una nota publicada en la primera página del diario oficial Granma indicó que fueron rescatados por un buque cuatro hombres, tres mujeres y tres niños, aunque dijeron que se desconoce "el número exacto de personas que viajaban en el avión secuestrado" y su identidad.

El servicio de guardacostas de Estados Unidos informó de que una persona murió cuando el avión cayó al mar y que otras nueve fueron rescatados con vida, aunque una de ellas con heridas graves).

Fechado a las 01.00 hora local de hoy (05.00 GMT), el comunicado cubano indica que desde la tarde del martes las autoridades de La Habana "no han recibido información oficial alguna" y que las personas que viajaban en el avión "se encuentran ya en poder del Gobierno de EE.UU.".

Tampoco explica cuál puede ser el destino de los sobrevivientes.

El avión era tripulado por Angel Lenin Iglesias Hernández, de 36 años, a quien acompañaban entre otros su esposa y sus dos hijos, dijo a la prensa su cuñada, Aleida Martínez Paredes.

Iglesias trabajaba como piloto del Antonov "AN-2 Colt", de fabricación rusa y propiedad estatal dedicado a la fumigación en fincas de arroz de la provincia occidental de Pinar del Río hasta que decidió apoderarse del aparato y emigrar ilegalmente a EE.UU.

Según la versión oficial cubana, Iglesias se presentó el martes por la mañana en un lugar llamado "La Herradura", a unos 150 kilómetros al suroeste de La Habana, y partió diciendo al técnico de vuelo Juan José Galiano que tenía que cumplir unos trámites en "la pista de trabajo L-98".

Allí recogió a "un grupo de personas que, evidentemente concertadas con él, lo esperaban en un extremo de la pista", dijo Granma.

"Ya en el aire, a las 08.45 hora local (12.45 GMT), informó por radio que 'estaba siendo objeto de un secuestro y se dirigía rumbo a la Florida con niños a bordo", agregó la nota oficial.

La versión de La Habana no explica por qué cayó al mar el aparato, aunque informaciones procedentes de EEUU señalaron que pudo haber sido porque se quedó sin combustible.

Además de su esposa, Mercedes Martínez Paredes, acompañaban a Iglesias sus dos hijos, Erik, de 13 años, y Dani, de 7, además de dos hijos de su cuñada, dijeron familiares.

Los otros pasajeros son familiares o amigos de la localidad de Los Palacios, próxima a "La Herradura", indicaron.

Por otra parte, la disidente Marta Beatriz Roque manifestó al respecto que "eso son cosas que ocurren continuamente en el país".

Roque y sus compañeros René Gómez Manzano y Félix Bonné, miembros del denominado Grupo de Trabajo de la Disidencia Interna, están en libertad condicional y presentaron un boletín en el que recogen los casos de veintidós cubanos a los que, según sus testimonios, el Gobierno les impide la salida por vía legal.

Desde el regreso del niño balsero Elián González el pasado junio, el régimen socialista de La Habana emprendió una "batalla de ideas" contra la Ley de Ajuste Cubano a la que considera responsable de las salidas de emigrantes ilegales que en muchos casos jugándose la vida tratan de llegar desde la isla a EE.UU.

El presidente de Cuba, Fidel Castro, asistió anoche a la habitual "mesa redonda" que diariamente se transmite por radio y televisión para denunciar esa Ley de 1966 que concede ventajas para obtener la residencia y trabajo a los cubanos que llegan ilegalmente a ese país.

En este año varios cientos de cubanos han llegado a las costas de Florida, casi todos por mar, según el servicio de guardacostas estadounidense.

Los acuerdos migratorios de 1994 y 1995 entre Cuba y EE.UU. establecen que los ciudadanos de la isla que lleguen a las costas estadounidenses pueden acogerse a la Ley, en tanto que los que sean interceptados en el mar serán devueltos.

Una nueva ronda de negociaciones migratorias bilaterales está prevista para los próximos días.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores