Colombianos aclaran situación geopolítica de zona de distensión

El alto comisionado para la la paz de Colombia, Camilo Gómez, dijo que la guerrilla de las FARC no son un gobierno ni la zona que ocupan al sur del país un Estado independiente.

20 de Septiembre de 2000 | 13:06 | AFP
BOGOTA.- El alto comisionado para la la paz del Gobierno colombiano, Camilo Gómez, dijo que la guerrilla de las FARC no son un gobierno ni la zona que ocupan al sur del país un Estado independiente, en declaraciones que publica este miércoles el diario El Tiempo de Bogotá.

"Las FARC no son gobierno. Son un grupo insurgente con el que tenemos conversaciones (de paz)", aseveró Gómez al matutino, al comentar la crisis que enfrenta el proceso de paz con ese grupo por el caso de un aeropirata que se refugió en la zona que ocupan los rebeldes.

Al ser consultado sobre si ese territorio de 42.000 Km2 (mayor que la superficie de Suiza), ocupada por las FARC desde 1998 y escenario de las tratativas de paz, puede considerarse como una república independiente, Gómez afirmó que esa zona "no es un Estado dentro del Estado".

"Hace parte del territorio colombiano donde imperan las leyes del país", puntualizó.

Reiteró que el Gobierno del Presidente Andrés Pastrana reconoce el carácter político de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxista) y que la zona desmilitarizada "ha servido" para que ambas partes se "encuentren para dialogar".

Insistió en que la voluntad del Gobierno de hallar una solución política al conflicto interno con los rebeldes de las FARC "sigue firme" y que espera que ese grupo comparta el mismo propósito.

Las negociaciones entre el Gobierno y el grupo entraron el lunes en un punto crítico ante la negativa de los insurgentes de entregar a un rebelde que el pasado 8 de septiembre secuestró un avión comercial al que hizo aterrizar en el área neutral.

El guerrillero Arnubio Ramos, quien se hallaba preso en una cárcel bogotana, desvió la aeronave cuando era trasladado a la sureña localidad de Florencia para una diligencia judicial. En el aparato viajaban otras 21 personas, incluidos tres guardias penitenciarios que se encuentran detenidos por presunta complicidad.

Las FARC, la principal guerrilla colombiana, con 12.000 combatientes, se niega a entregar a Ramos aduciendo "que es un derecho que le asiste y además un deber de todo prisionero revolucionario, de buscar la fuga de las cárceles del régimen".

Pese a la agudización del problema, el Alto comisionado para la paz espera que se solucione el el caso del aeropirata para que el proceso de paz con las FARC pueda avanzar, y señaló finalmente que "no hay que ser pesimistas".
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores