Sin descaro: ETA reivindica acciones armadas de últimas semanas

A través del periódico "Gara" (vocero tradicional de la banda), la ETA ha admitido ahora doce de los trece asesinatos atribuidos al grupo separatista desde diciembre, cuando dejó sin efecto una tregua unilateral de 14 meses. La acción de ayer contra el concejal José Ruiz Casado aún ha sido reconocido por la organización.

22 de Septiembre de 2000 | 11:30 | AP
MADRID.- La banda armada vasca ETA admitió hoy viernes que mató al concejal e hirió a un ex político en semanas recientes, según un comunicado publicado en un diario militante vasco.

El grupo también se atribuyó cinco atentados dirigidos contra otros tantos negocios, entre ellos una discoteca vasca, realizados desde mediados de agosto. El diario Gara, que publicó la noticia, es foro tradicional de la ETA -iniciales de Tierra Vasca y Libertad en vascuence-, para adjudicarse ataques.

La organización se responsabilizó de la muerte del concejal Manuel Indiano, del Partido Popular en el poder, en la localidad vasca de Zumárraga. Indiano, de 29 años, recibió siete balazos en el pecho el 29 de agosto.

La ETA ha admitido ahora doce de los trece asesinatos atribuidos al grupo separatista desde diciembre, cuando dejó sin efecto una tregua unilateral de 14 meses.

La noticia no mencionó un atentado ocurrido ayer, y también atribuido a la ETA, contra un concejal del Partido Popular que fue atacado a balazos en las afueras de Barcelona.

José Luis Ruiz Casado, de 42 años, recibió un disparo detrás del oído izquierdo mientras caminaba hacia su automóvil. Al desplomarse en la acerca recibió además un balazo en la cabeza. Ruiz Casado murió instantáneamente.

El comunicado dijo que la ETA también hirió a José Ramón Recalde, de 68 años, ex político socialista. Recalde recibió un balazo en el rostro la semana pasada en el balneario vasco de San Sebastián, pero sobrevivió al atentado.

La nota añadió que la ETA también realizó cuatro atentados contra negocios vascos en agosto. Las bombas, que ocasionaron daños, pero no víctimas, fueron en represalia porque los dueños no quisieron pagar el "impuesto de la liberación vasca", dice el comunicado.

El "impuesto de la liberación" en un eufemismo para la extorsión de los negocios privados, dijo la policía.

La banda independentista también se atribuyó el atentado contra una discoteca vasca realizado el 10 de septiembre y dijo que era parte de su campaña contra el tráfico de drogas. La nota acusó a la discoteca Txitxarro de Deba, cerca de San Sebastián, de ser un centro de venta de drogas.

El establecimiento estaba vacío en el momento de la explosión.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores