"Hagamos el amor; no el comercio"

Cerca de 5 mil activistas, en su mayoría europeos, se han congregado en la capital de la República Checa con el fin de protestar contra el fenómeno de la globalización, espíritu encarnado principalmente en el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional.

26 de Septiembre de 2000 | 11:16 | AP
PRAGA.- Unos 5 mil activistas anticapitalistas marcharon hoy sobre la cumbre del FMI y el Banco Mundial, arrojaron bombas a la policía antimotines que respondió con gases lacrimógenos, chorros de agua y granadas de aturdimiento.

"Basta de terror económico", corearon los activistas, que consideran a las dos grandes instituciones crediticias una amenaza a la humanidad.

Los manifestantes se acercaron tanto a la sede de los encuentros que la policía decidió temporalmente prohibir a los delegados salir del edificio.

El portavoz del Ministerio de Salud Otakar Cerny dijo que por lo menos 69 personas resultaron heridas, entre ellas 51 policías. La portavoz policial Iva Knolova dijo que un número indeterminado de manifestantes fueron arrestados.

Los manifestantes destruyeron las ventanillas de ocho ambulancias, y al atardecer las autoridades interrumpieron una línea del metro por razones de seguridad. Anteriormente sólo habían clausurado la estación próxima al centro de convenciones.

El Presidente checo, Vaclav Havel, hizo un llamado a la calma, exhortó a los manifestantes a "abstenerse de formas violentas de protesta", y un vocero del Ministerio del Interior dijo que no tenía certeza de que los ministros y banqueros estuvieran a salvo si volvían a sus hoteles a horas avanzadas.

Los disturbios comenzaron al pie de una cuesta cerca del centro de convenciones donde se reúnen los ministros de economía del mundo. Los activistas, en su mayoría europeos, también enfrentaron a los agentes en un puente que conduce al centro.

Policías antimotines ordenaron a los activistas a que detuvieran su manifestación no autorizada, pero algunos avanzaron y arrojaron baldosas arrancadas a una acera.

"Esta es una batalla por la justicia mundial", dijo un hombre desnudo cerca del puente, que se identificó como Rafael, oriundo de Suiza.

Algunos activistas, recordando las manifestaciones antibélicas de los 60, agotaban banderas con la leyenda, "hagamos el amor, no el comercio", al desfilar frente a las sedes de las convenciones del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, los blancos principales de los enemigos de la globalización económica.

Los restaurantes de comidas rápidas McDonald's siempre son uno de los blancos preferidos de la antiglobalización, y 15 de ellos irrumpieron en un local cerrado, destruyeron la puerta y el mobiliario.

Los manifestantes dijeron que repetían las protestas multitudinarias que el año pasado frustraron una reunión de la Organización Mundial de Comercio en Seattle.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores