No hay caso: Gobierno colombiano y FARC no concuerdan en nada

El alto comisionado para la paz de Colombia, Camilo Gómez, y la guerrilla marxista de las FARC fracasaron nuevamente en encontrar una solución al "impasse" del aeropirata que protegen los rebeldes y que provocó el estancamiento de las tratativas de paz.

26 de Septiembre de 2000 | 18:29 | AFP
BOGOTA.- El Gobierno colombiano y la guerrilla marxista de las FARC fracasaron nuevamente en encontrar una solución al "impasse" del aeropirata que protegen los rebeldes y que provocó el estancamiento de las tratativas de paz.

"Se le puede decir al país que seguimos trabajando para buscar las soluciones correspondientes", fue la lacónica declaración que dió a los periodistas el alto comisionado del Gobierno para la paz, Camilo Gómez, tras concluir la reunión.

Gómez, quien insistió en asegurar que las trativas de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) "no están congeladas", sin embargo, reconoció que tampoco se acordó una nueva fecha para continuar tratando el "delicado caso", como lo calificó el funcionario.

Además admitió que este martes sólo se trató "el tema que se tenía previsto: el del señor Ramos (el aeropirata)", eludiendo los demás interrogantes que le formularon los periodistas.

Por su parte, y también en una breve declaración a los reporteros, el comandante rebelde, Joaquín Gómez, dijo que "seguimos trabajando sin mucha propaganda y sin mucho bombo".

"Ahí nos estamos hablando. Esto amerita consultas de ambas partes, estamos en eso", agregó, absteniéndose de revelar lo dialogado en la cita, que había sido acordada tras el fracaso de la reunión del pasado 18 de septiembre, cuando por primera vez el Gobierno y las FARC abordaron el tema.

El comisionado y el comandante insurgente sostuvieron inicialmente un diálogo separado durante unos 45 minutos, según informaron desde el luegar reporteros radiales.

El comandante insurgente es el jefe del bloque sur de las FARC, al que pertenece el aeropirata, según lo reconoció la agrupación alzada en armas en una declaración que emitió tras el encuentro de la semana pasada.

La reunión de este martes se cumplió en la apartada localidad de Los Pozos (700 km al sur de Bogotá), y se prolongó por más de cinco horas, pero en esta ocasión no asistió el líder de las FARC, el septuagenario Manuel Marulanda ("Tirofijo"), como sí lo hizo en la ocasión anterior.

Los Pozos está ubicado en la zona de 42.000 km2 que el Presidente Andrés Pastrana entregó al grupo rebelde para posibilitar las trativas de paz, que se llevan a cabo desde hace 20 meses.

El aeropirata, identificado como Arnubio Ramos, el pasado 8 de septiembre y armado con una pistola, desvió hacia la zona ocupada por los rebeldes un avión comercial con 21 ocupantes, y se refugió allí.

Las FARC no sólo avalaron la acción de Ramos, quien se encontraba preso en Bogotá desde 1998 sindicado de haber asesinado a un policía, sino que se negaron a entregarlo a las autoridades.

La reunión de este martes fracasó pese a que en los días previos los diferentes sectores sociales exhortaron a las dos partes a solucionar el caso para reactivar las trativas de paz, estancadas a raíz de la acción de Ramos, y en la que las FARC no admiten ninguna responsabilidad.

Ante la negativa de los insurgentes de entregar a Ramos, el Gobierno insistió en que es necesario que lo devuelvan para poder retomar los diálogos de paz.

Se desconoce si el Gobierno y las FARC mantuvieron invariables este martes sus encontradas posiciones, que pretendían superar en este nuevo encuentro, según habían expresado, y que habían calificado como "crucial".

El estancamiento del proceso impidió que el pasado 22 de septiembre se cumpliera la prevista cita para iniciar las discusiones de las propuestas de cada una de las partes sobre un cese del fuego y de hostilidades, tema en el que el Gobierno había expresado un urgente interés.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores