Promete sacar chispas: Gore y Bush afinan detalles para debate televisivo

Los candidatos a la presidencia norteamericana George W. Bush y Al Gore se preparan para su primer debate televisivo, el próximo martes, una instancia que se convierte en una cuidadosa coreografía donde la regla de oro es evitar los errores.

27 de Septiembre de 2000 | 10:34 | AFP
WASHINGTON.- Los candidatos a la presidencia norteamericana George W. Bush y Al Gore se preparan para su primer debate televisivo, el próximo martes, una instancia que se convierte en una cuidadosa coreografía donde la regla de oro es evitar los errores.

Simulaciones de entrevistas diarias, recursos nemotécnicos, sesiones de entrenamiento: nada es dejado al azar para preparar a los dos candidatos a la Casa Blanca en vísperas de su primer cara a cara el 3 de octubre en la Universidad de Massachusetts en Boston (nordeste).

Dos debates más están previstos para los días 11 y 17 de octubre, antes de las elecciones del 7 de noviembre. Los tres debates televisados durarán 90 minutos cada uno y serán retransmitidos por la mayoría de las cadenas nacionales.

Para prepararse mejor, Bush y Gore han multiplicado últimamente sus apariciones televisadas; con el demócrata Gore respondiendo el martes, por ejemplo, a preguntas de jóvenes en la cadena MTV, mientras que el republicano Bush y su esposa, Laura, participaban en los Angeles en una emisión de Larry King en CNN.

La preparación de los candidatos se hace, sin embargo, en el más absoluto secreto, tal vez uno de los mejores guardados en la campaña. eso al menos, en teoría, pues en la práctica un videocasete que mostraba a Bush entrenándose para debatir, apareció de manera misteriosa hace algunas semanas en el campo adversario.

El FBI abrió una investigación y la prensa estadounidense ha especulado con la posibilidad de un espía en el campo de Bush, información que ha sido desmentida por el estado mayor de Gore.

Para su entrenamiento, Bush se aseguró los servicios de un senador republicano de New Hampshire, Judd Gregg, quien asume el papel de Gore en las sesiones de preparación para el debate.

El gobernador de Texas "tendrá varias sesiones de entrenamiento en el curso de este fin de semana en Austin y en su rancho de Texas", precisó ayer martes Mindy Tucker, portavoz de Bush.

Gore, por su parte, ha hecho un llamado a un ex consejero de Clinton, Paul Begala, para jugar el rol de su rival, y ha previsto un retiro cerca de Boston para participar en un último simulacro de debate, cuyo formato debería ser idéntico al del próximo martes, según un consejero que pidió no ser identificado.

Interrogado recientemente sobre si prepararía pequeñas frases 'asesinas', Bush dijo: "No lo sé. Pienso que uno no se ve tan divertido si da la impresión de que es calculado. Si una persona tiene buen espíritu y la ocasión se presenta, entonces esa persona podrá aprovechar esa ocasión".

Su padre, el ex presidente George Bush, no oculta la mala opinión que tiene sobre los debates televisados: "Yo no era particularmente bueno (...) esto es puro show business", reconoció en una entrevista difundida el lunes pasada por la cadena de televisión pública PBS.

Para el Presidente Bill Clinton, en cambio "los debates son importantes, puesto que ofrecen la mejor posibilidad a los electores de juzgar a una persona bajo la presión", señaló en la misma emisión.

En una entrevista realizada hace diez años, el "gran comunicador" Ronald Reagan, interrogado sobre un debate televisado en 1984 donde apareció fatigado frente a su adversario demócrata Walter Mondale, advertía sobre las trampas inherentes a estas contiendas oratorias.

"Simplemente había acumulado durante semanas más hechos y cifras de las que ninguna persona imagine se pueda retener. Yo llamo a eso estar sobreentrenado", explicó entonces a la PBS.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores