Clinton previene contra plan económico de Bush

Con un superávit anual de al menos 230.000 millones de dólares, todo un récord, el presidente estadounidense Bill Clinton, insistió hoy, miércoles, en que EE.UU. mantenga la actual política económica para pagar la deuda pública y no emprenda aventuras fiscales.

27 de Septiembre de 2000 | 13:16 | EFE
WASHINGTON.- Con un superávit anual de al menos 230.000 millones de dólares, todo un récord, el presidente estadounidense Bill Clinton, insistió hoy, miércoles, en que EE.UU. mantenga la actual política económica para pagar la deuda pública y no emprenda aventuras fiscales.

A menos de seis semanas de las elecciones presidenciales, Clinton realizó una nueva incursión en la campaña a favor del candidato demócrata, el vicepresidente Al Gore, y contra los recortes de impuestos que promete el republicano George W. Bush.

Además del superávit récord logrado en este tercer año consecutivo sin números rojos, durante el año fiscal 2000 (que concluye el próximo día 30), EEUU pagó 223.000 millones de dólares de su deuda pública.

"Esto representa la mayor reducción anual de la deuda en la historia de Estados Unidos", afirmó el presidente, quien anunció que en los últimos tres años se han pagado 360.000 millones de dólares de la deuda.

Clinton recordó a los ciudadanos que durante los doce años de gobierno de los presidentes republicanos Ronald Reagan y George Bush, el volumen de la deuda pública se cuadruplicó debido al crecimiento del déficit.

"Cuando Gore y yo llegamos al Gobierno el déficit era de 290.000 millones de dólares, y para este año estaba previsto que alcanzara los 455.000 millones", recalcó Clinton.

Las previsiones de entonces apuntaban a que la deuda pública aumentaría hasta los 5,85 billones de dólares.

"Hace ocho años, nuestro futuro corría riesgo", aseguró el presidente, quien recordó que durante su administración, el final de los déficits y el comienzo de las amortizaciones han dado como resultado una deuda de sólo 3,4 billones.

Con la actual marcha de la economía, la Casa Blanca prevé pagar la totalidad de la deuda pública en el año 2012, lo que, según el presidente, ofrecerá grandes ventajas al ciudadano de a pie gracias a los menores tipos de interés.

"Pagar la deuda significará más inversión, más empleo, menores pagos por hipotecas y créditos", auguró el presidente.

Según los cálculos oficiales, la reducción de la deuda (real y prevista) operada en los últimos años ya supone un ahorro para una familia media de unos 2.400 dólares anuales en pagos hipotecarios y otros créditos.

Según la Oficina de Presupuestos del Congreso, los superávits previstos en el período 2001-2010, podrían totalizar entre 4,56 y 5,77 billones de dólares.

La Casa Blanca quiere usar ese dinero para pagar la deuda para el año 2012, a la vez que aumenta el gasto social (educación y sanidad) y se aplican moderadas rebajas de impuestos.

Por ello, Clinton, sin mencionar directamente a George W. Bush, advirtió claramente contra las tentaciones de abandonar el camino de la disciplina fiscal "y gastarnos el superávit".

Bush ha prometido una amplia reducción de impuestos como una de sus principales bazas electorales.

La deuda pública estadounidense totaliza actualmente 3,4 millones de dólares, y a su pago se destina el 12 por ciento de los ingresos del Gobierno federal.

El superávit de al menos 230.000 millones de dólares supone el 2,2 por ciento del Producto Interior Bruto, la mayor cifra desde 1948.

Este es el tercer año consecutivo en que el Gobierno federal logra un superávit, después de los 122.700 millones de dólares de 1999 y los 69.200 millones de 1998.

Las buenas noticias económicas divulgadas hoy por la Casa Blanca se sumaron a las del martes, cuando Clinton anunció que el índice de pobreza está en su nivel más bajo de los últimos 20 años.

Además, el ingreso medio superó por primera vez la barrera de los 40.000 dólares, según los datos recogidos en la Oficina del Censo.

El demócrata Al Gore confía en que la excelente marcha de la economía, con nueve años continuados de crecimiento económico y niveles históricamente favorables de empleo y superávit fiscal, le favorezca de forma decisiva en las elecciones del 7 de noviembre.

Tradicionalmente, la historia demuestra que el partido en el gobierno retiene la Casa Blanca si la economía es próspera.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores