Proyecto para venta de medicamentos a Cuba sólo recrudecería embargo

El gobierno cubano descalificó duramente este jueves el proyecto legislativo que permitiría la venta de alimentos y medicinas norteamericanos a la isla, afirmando que lejos de suavizar el embargo de Washington no hace sino "recrudecerlo".

05 de Octubre de 2000 | 11:30 | Reuters
LA HABANA.- El gobierno cubano descalificó duramente este jueves el proyecto legislativo que permitiría la venta de alimentos y medicinas norteamericanos a la isla, afirmando que lejos de suavizar el embargo de Washington no hace sino "recrudecerlo".

En un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores, La Habana señaló que, de ser aprobado ese proyecto en el Congreso de Estados Unidos, "no realizará transacción comercial alguna" con su poderoso vecino.

"Cuba no colaborará con quienes intentan recrudecer el bloqueo, ni participará en la maniobra de relaciones públicas para aparentar una flexibilización del bloqueo cuando en realidad se proponen recrudecerlo", añadió.

Una Comisión del Congreso de Estados Unidos discute esta semana un proyecto de ley de financiamiento agrícola que permitiría la venta de alimentos y medicinas a Cuba, sometida desde 1962 a un embargo económico por parte de Washington.

Las dos cámaras del Congreso han aprobado ya esta modificación de las sanciones económicas. Sin embargo, los líderes de la Cámara de Representantes se han mostrado más estrictos y quieren negar financiamiento público o privado a Cuba, lo que podría dificultar en la práctica las ventas.

En contra de quienes piensan que esta medida suaviza el embargo, para el gobierno cubano esta versión, que calificó de "engendro", "anula cualquier efecto positivo de las enmiendas originales".

"De consumarse esta maniobra, quedaría intacto el bloqueo de los Estados Unidos contra Cuba", dijo el comunicado cubano, hecho público el dia en que la Comisión del Congreso estadounidense tenía previsto continuar sus negociaciones.

La Habana señaló que, aunque se aprobara el proyecto de ley agrícola, el mercado norteamericano seguiría cerrado a productos y servicios cubanos, los flujos financieros y los transportes entre ambos países continuarrían interrumpidos, y tampoco se permitirían las inversiones en Cuba, entre otras limitaciones.

"En resumen, se mantiene la guerra económica del gobierno de los Estados Unidos contra Cuba", dijo el comunicado.

"Para Cuba, la solución real es la normalización de las relaciones entre ambos países y el levantamiento del genocida bloqueo impuesto unilateralmente contra Cuba", añadió, usando el término "bloqueo" con el que La Habana se refiere al embargo.

En la opinión pública norteamericana hay cada vez un clima más favorable al levantamiento del embargo, impuesto a la isla al comienzo de la Guerra Fria para tratar de acabar con el sistema unipartidista del presidente Fidel Castro.

Casi 40 años después, el embargo no sólo no ha logrado este objetivo sino que, señalan sus críticos, ha conseguido incluso fortalecer el sistema castrista, proporcionándole un argumento para justificar los problemas internos.

Las poderosas asociaciones agrícolas norteamericanas, algunos de cuyos líderes han visitado Cuba, se han mostrado muy favorables al levantamiento del embargo, ya que abriría un nuevo mercado para sus productos.

Por el contrario, el exilio cubano de Miami, también muy poderoso, se mantiene inflexible en su defensa de las sanciones económicas, afirmando que debe ser La Habana quien inicie el proceso de reformas económicas y políticas.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores