Violento terremoto sacudió a costas de Japón

Un violento sismo, el más fuerte desde el que devastó Kobe, en 1995, con una magnitud de 7,3 en la escala abierta de Richter, sacudió hoy viernes el sudoeste de Japón, destruyendo algunas casas, pero sin que se registrasen víctimas

06 de Octubre de 2000 | 10:26 | AFP
TOKIO.- Un violento sismo, el más fuerte desde el que devastó Kobe, en 1995, con una magnitud de 7,3 en la escala abierta de Richter, sacudió hoy viernes el sudoeste de Japón, destruyendo algunas casas, pero sin que se registrasen víctimas.

"Tuvimos suerte verdaderamente, a pesar de la desgracia, porque el balance no fue demasiado duro", declaró aliviado el Primer ministro japonés Yoshiro Mori dos horas después del sismo.

El terremoto, que sacudió a las 13.35 locales (04.35 GMT) la región agrícola de Tottori, a unos 500 km al sudoeste de Tokio, junto al Mar de Japón, causó daños en al menos en seis casas y provocó movimientos telúricos que bloquearon carreteras y vías ferroviarias.

Los primeros auxilios, que se movilizaron rápidamente, socorrieron a una decena de personas, algunas de las cuales quedaron prisioneras de los escombros, pero "ninguna de ellas se encontraba gravemente herida", indicó Noboru Uraki, un portavoz de los bomberos de Tottori.

Al final de la tarde se llevaron a cabo búsquedas para determinar si el sismo había provocado desastres en las zonas más alejadas de esta región de colinas donde viven cerca de 615.000 personas.

El epicentro del sismo fue localizado a 10 kilómetros bajo tierra en la región de Tottori, entre las ciudades Hino y Mizoguchi, según la Agencia meteorológica.

"En teoría, cuanto menos profundo es el sismo, más elevados son los daños", indicó un responsable de la agencia. "Si se hubiera producido un poco más al norte y con menos profundidad, el impacto hubiese sido mucho más importante", indicó.

"El temblor de tierra fue verdaderamente violento", afirmó una testigo de 30 años, Yoko Igi, contactada por la AFP. "Duró entre 15 y 20 segundos (...) Yo escuché cuando las paredes se quebraban y los objetos caían en casa de los vecinos".

En la región, que ya fue sacudida por un sismo de magnitud 7,2 en septiembre de 1943 que costó la vida a 1.083 personas, los servicios ferroviarios fueron temporalmente suspendidos.

Japón vive con el temor permanente de los sismos dada su ubicación, en el cruce de las placas oceánicas del Pacífico y Filipinas, donde se han formado numerosos volcanes como el Monte Oyama, cuya entrada en actividad este verano (boreal) obligó a la evacuación de los habitantes de la pequeña isla de Miyakejima.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores