Convenio pone fin a 20 días de protestas en occidente de Bolivia

Los campesinos bolivianos lograron un histórico reconocimiento de sus derechos al lograr del gobierno 50 compromisos de medidas relacionadas con el dominio de la tierra, el agua, medio ambiente, créditos y otros, luego de 20 días de protestas en la región occidental de Bolivia.

07 de Octubre de 2000 | 19:41 | Reuters
LA PAZ.- Un convenio de pacificación firmado por seis ministros del gobierno de Hugo Banzer Suárez y por cinco organizaciones sindicales lideradas por la Confederación Sindical Unica de Trabajadores Campesinos, puso fin el sábado a 20 días de protestas en la región occidental de Bolivia.

Sin embargo, el otro polo del conflicto social no fue desactivado porque el gobierno no cedió a la presión de los productores de la hoja de coca del Chapare, que continúan bloqueando la carretera Santa Cruz-Cochabamba.

Los campesinos bolivianos lograron un histórico reconocimiento de sus derechos al lograr del gobierno 50 compromisos de medidas relacionadas con el dominio de la tierra, el agua, medio ambiente, créditos y otros.

El convenio de pacificación fue fruto de tres jornadas de reuniones entre el gobierno y los grupos en conflicto, encuentro propiciado por mediación de la Iglesia Católica, el Defensor del Pueblo y la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia.

En los 20 días de conflictos, hubo 10 muertos y 165 heridos entre civiles y uniformados, según informe del gobierno y Derechos Humanos.

Las principales ciudades bolivianas sufrieron el desabastecimiento de víveres y alimentos por el rígido bloqueo de carreteras a cargo de campesinos del altiplano de La Paz y productores de coca del trópico de Cochabamba.

Un puente aéreo con apoyo de un avión militar de Perú trajo carne de res, pollos, verduras, lácteos y otros productos a La Paz desde los departamentos del Beni, Santa Cruz y Cochabamba.

La firma del convenio de pacificación se registró el sábado tras cuatro horas de intensa espera. Hubo demora en la elaboración del documento final para concluir con tres semanas de conflictos sociales.

"El que ha ganado es el pa!s porque tendrá mejores actores sociales y económicos. Ustedes (campesinos y otros grupos sindicales) y nosotros (gobierno) si tuviéramos que arrodillarnos por Bolivia seguro que lo vamos a hacer", dijo el ministro Walter Guiteras a tiempo de dar por cerrado el acuerdo.

Guiteras admitió que la protesta campesina sirvió para que "los bolivianos, el gobierno y los políticos nos demos cuenta que hay un sector del país que está postergado, abandonado, empobrecido durante décadas o posiblemente durante siglos".

El presidente Hugo Banzer Suárez instruyó a sus ministros a dar un seguimiento para que se cumpla el convenio en los próximos 90 días.

"Si el gobierno no cumple, habrá problemas. No es una amenaza, pero nosotros estamos dispuestos a movilizarnos porque pertenecemos a esa Bolivia olvidada que desde el campo reclama justicia y libertad", advirtió el dirigente campesino Felipe Quispe Huanca, llamado "El Mallku", y convertido en el líder del movimiento social que paralizó tres semanas a Bolivia.

"El Mallku", después de participar en la ceremonia en el local de Cáritas Boliviana, se dirigió al altiplano paceño para reunirse con aproximadamente 20.000 campesinos que se concentraron en Khonani, 160 kilómetros al sur de La Paz.

La movilización campesina consiguió la revisión de la ley de tierras, concesión de áreas fiscales, modificación en las normas sobre el recurso agua, elaborar una ley sobre biodiversidad, anulación de la ley de aguas, creación del instituto del café, y un bono de 300 bolivianos para 130.000 docentes.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores