Papa: "Hagan del mundo un jardín, no una pila de escombros"

"Somos los hombres y mujeres en un tiempo extraordinario, lleno de contradicciones", dijo el pontífice una ceremonia en la que encomendó el milenio a la Virgen, y a la que asistieron miles de personas.

08 de Octubre de 2000 | 22:12 | Reuters
CIUDAD DEL VATICANO.- El Papa Juan Pablo II celebró el domingo una ceremonia en la que encomendó el milenio a la Virgen y dijo que la humanidad tiene el poder de convertir el mundo en un jardín o en una pila de escombros.

El Pontífice, devoto de la Virgen María, habló al finalizar la ceremonia solemne en la Plaza de San Pedro, donde oró frente a la estatua de la Virgen de Fátima, a quien el Papa atribuye su salvación después de un atentado ocurrido en 1981.

"Somos los hombres y mujeres en un tiempo extraordinario, lleno de contradicciones", dijo el pontífice en la ceremonia, a la que asistieron miles de personas.

"La humanidad ahora tiene los instrumentos de una fuerza sin precedentes. Podemos convertir este mundo en un jardín, o reducirlo a una pila de escombros", agregó.

En su sermón, el Papa, de 80 años, habló sobre varios tópicos a los que se ve enfrentada la humanidad, haciendo referencia a temas que van desde la clonación hasta el aborto y desde el desempleo hasta el hambre.

Juan Pablo II, quien se veía en buena forma y estimulado por la multitud, dijo que actualmente la humanidad está atravesando por un momento como ningún otro en el pasado.

El Pontífice oró por la protección de los miembros más frágiles de la sociedad y condenó claramente el aborto.

"Te encomendamos a toda la humanidad, comenzando con los más débiles, los bebés que no han nacido, los que nacen en la pobreza y el sufrimiento y aquellos que sufren de hambre y enfermedad", dijo.

El Papa y unos 80 cardenales y 1500 obispos oraron frente a la estatua de la Virgen de Fátima.

La estatua fue llevada el fin de semana a Roma desde Portugal para la celebración del Año Santo por parte de los obispos.

La estatua mide un poco más de un metro de altura y es una representación de la Virgen que se apareció a tres niños pastores portugueses en 1917, en la ciudad de Fátima.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores