EE.UU. y Corea del Norte buscan reducir tensiones

El emisario norcoreano, el vicemariscal Jo Myong-Rok, examinó este miércoles con altos funcionarios estadounidenses las diferencias que separan a ambos países desde la Guerra Fría.

11 de Octubre de 2000 | 18:37 | AFP
WASHINGTON.- Un día después de reunirse con el Presidente Bill Clinton, el emisario norcoreano Jo Myong-Rok examinó este miércoles con altos funcionarios estadounidenses las diferencias que separan a ambos países desde la Guerra Fría.

El vicemariscal Jo se reunió con la secretaria de Estado, Madeleine Albright, mientras otros miembros de la delegación norcoreana lo hacían con funcionarios encargados de diseñar la política norteamericana hacia el país asiático, indicó el portavoz del Departamento de Estado, Richard Boucher.

"Hablaron de la evolución de la situación en la zona (de Extremo Oriente) y del desarrollo de las relaciones entre ambos países en ese contexto", precisó Boucher. "Las dos partes seguimos buscando vías para poner fin a la hostilidad entre nuestras naciones y mejorar nuestras relaciones", agregó el funcionario.

Jo, enviado personal del líder norcoreano Kim Jong-Il, es el jerarca norcoreano de mayor rango en visitar Estados Unidos, país con el cual el régimen de Pyongang está confrontado desde hace medio siglo.

Jo, número dos del régimen estalinista norcoreano, tiene previsto entrevistarse aún con el secretario de Defensa, William Cohen.

Durante su cita del martes, Clinton y Jo examinaron durante 45 minutos los temas más espinosos, desde el programa de misiles norcoreano hasta el presunto apoyo del país asiático al terrorismo.

Luego de esa reunión, Albright comentó a Jo que consideraba posible un acercamiento histórico entre Estados Unidos y Corea del Norte. "La guerra fría terminó hace una década en el resto del mundo, pero se ha prolongado en la península coreana", comentó.

Sin embargo, hasta ahora no hubo ninguna señal concreta de avance durante la visita de Jo, que termina el jueves.

Clinton recalcó la posición de Estados Unidos respecto al terrorismo, al programa de misiles norcoreano, al acuerdo de 1994 por el cual Pyongyang aceptaba congelar su programa nuclear y a la recuperación de los cuerpos de soldados norteamericanos muertos en la Guerra de Corea.

Aislada y empobrecida, Corea del Norte espera que tras esta visita, Washington acepte borrar su nombre de la lista de países presuntos colaboradores del terrorismo y que le abra las puertas a la ayuda y a inversiones estadounidenses.

Funcionarios estadounidenses afirmaron que la extradición de guerrilleros japoneses asilados en Corea luego de un secuestro en 1970 sería un paso importante en ese sentido.

Washington espera por su lado obtener suficiente información durante esta visita para juzgar si Kim Jong-Il tiene una voluntad real de reducir las tensiones en la península coreana.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores