Gore y Bush piden a Arafat poner fin a violencia en el Oriente Medio

Los candidatos presidenciales Al Gore y George W. Bush pidieron esta noche al líder palestino Yasser Arafat que cese la violencia contra Israel, al abordar aspectos de política exterior en el penúltimo debate de su campaña para las elecciones del próximo mes.

11 de Octubre de 2000 | 23:57 |
WINSTON-SALEM.- Los candidatos presidenciales Al Gore y George W. Bush pidieron esta noche al líder palestino Yasser Arafat que cese la violencia contra Israel, al abordar aspectos de política exterior en el penúltimo debate de su campaña para las elecciones del próximo mes.

Gore pidió también a Siria que "libere a los tres soldados israelíes que han sido capturados" por fuerzas de la milicia Jamas durante más de 10 días de violencia.

En los momentos iniciales de su debate de 90 minutos, el segundo de tres que sostendrán hasta las elecciones del 7 de noviembre, los dos candidatos presidenciales -Gore, del Partido Demócrata, y Bush, del Republicano-, expresaron su más firme apoyo a Israel.

Ambos chocaron, sin embargo, en cuanto a sus consideraciones sobre la forma cómo la administración del presidente Bill Clinton ha manejado la situación del líder iraquí Saddam Hussein en los últimos ocho años.

Los rivales políticos, que se encuentran en una cerrada competencia por las preferencias de voto de los electores, se reunieron en un escenario de en el Wake Chapel del campus de la Universidad Wake Forest. Sus compañeros de fórmula, el republicano Dick Cheney y el senador demócrata Joseph Lieberman, sostuvieron la semana pasada su único debate.

Al abordar el moderador Jim Lehrer de la televisión pública una serie de compromisos militares asumidos en los últimos años, Gore señaló que estuvo de acuerdo con todas las decisiones que tomó el presidente Clinton.

Bush estuvo en desacuerdo con la decisión de enviar soldados a Haití, y señaló que la misión en Somalia, que comenzó su padre, el presidente George Bush, había fracasado cuando pasó de ser una fuerza de paz a una de "construcción de un país".

Cuando se habló sobre Ruanda, Bush señaló que el gobierno de Clinton "hizo lo correcto" al no actuar para detener la violencia racial que finalmente llevó a la muerte de más de medio millón de personas.

Sin embargo, Clinton dijo en su momento que lamentaba su falta de acción, y Gore dijo que "en retrospectiva, llegamos demasiado tarde".

A Bush, quien ha dicho que el ejército estadounidense está demasiado extendido, le preguntaron si pensaba traer a casa a los soldados. El aspirante republicano mencionó a los Balcanes, pese a que no dio una fecha, y a Haití.

En realidad, el gobierno del presidente Clinton, presionado por el Congreso, trajo de vuelta a casi todos los soldados desplegados en Haití a principios de este año.

Gore aprovechó esta pregunta cuando le tocó su turno, al destacar que "sólo un puñado" de soldados estadounidenses permanecen en Haití.

Aunque ambos candidatos difirieron en algunos puntos, prefirieron no atacarse en el debate sobre el tema de política externa, además que Gore evitó los suspiros audibles que empleó en el primer debate para marcar su discrepancia con los comentarios que hizo Bush.

El trámite del debate fue tan tranquilo, que en un momento dado, Bush comentó que "todo parece que estamos teniendo un gran festival del amor".

El formato para el debate de Carolina del Norte fue diferente al usado en el primero, mucho más formal, pues esta vez los rivales se sentaron en una mesa con el moderador en lugar de estar parados detrás de unos atriles.

El tercer y último debate se efectuará en San Luis el 17 de octubre. Las elecciones serán el 7 de noviembre.

Nuevos sondeos mostraron hoy cuán cerrada está la contienda.

Una encuesta hoy en Carolina del Norte, donde se celebra el debate, tenía a Bush adelante 47-43, con un margen de error de 4 por ciento. Pero Gore estaba arriba 46-38 en una encuesta entre votantes probables en Nueva Hampshire, en donde Bush había llevado una ligera ventaja.

Bush tenía ventaja de 47-40 en Arizona y de 47-44 en Florida, con un margen de error de 4 por ciento.

A nivel nacional, los sondeos evidenciaban una contienda bien cerrada, generalmente con Bush ariba por unos pocos puntos, dentro del margen de error.

En el primer debate, los sondeos rápidos mostraron a Gore con ventaja 48-41, pero Bush ha ganado desde entonces.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores