Españoles protestan una vez más por terrorismo etarra

Luego del atentado que le costó la vida al teniente coronel de la Fuerza Aérea española Antonio Muñoz Cariñanos, la sociedad española volvió a repudiar la violencia ejercida por el grupo independentista vasco ETA, que este año ya ha terminado con la vida de 15 personas.

17 de Octubre de 2000 | 17:45 | EFE
SEVILLA..- Miles de personas manifestaron este martes en Sevilla su condena contra el terrorismo, tras los funerales oficiados por la última víctima de ETA, el médico militar Antonio Muñoz Cariñanos asesinado el lunes en esta ciudad del sur de España.

Los actos fúnebres contaron con la asistencia del Presidente del Gobierno, José María Aznar, que atrasó un viaje previsto a Asia; el ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja; de Defensa, Federico Trillo y el líder de la oposición el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, entre otros representantes políticos y civiles.

El arzobispo de Sevilla, Carlos Amigo Vallejo, que ofició la ceremonia, señaló que "se debe estar tan lejos del talión de muerte por muerte como de absurdas justificaciones de inconcebibles ideales".

En su homilía, el arzobispo señaló que el dolor causado por la cruel escalada de violencia es el que "debe ponernos en pie" para luchar por una sociedad en la que se pueda vivir en paz.

El féretro de Antonio Muñoz Cariñanos llegó a la catedral hispalense entre una gran ovación, tras haber recibido el homenaje de miles de personas, entre ellas numerosos artistas pacientes de este reputado especialista en garganta, que desfilaron por la capilla ardiente instalada en un acuartelamiento de la ciudad.

Antonio Muñoz Cariñanos fue asesinado a tiros el lunes en su consulta por los presuntos miembros de ETA Jon Igor Solana Matarranz y Harriet Iragui Gurruchaga, que fueron detenidos horas después de cometer el atentado.

Con estas detenciones, el ministro del Interior consideró desarticulado el "comando Andalucía" de ETA, que ha asesinado a tres personas en esta región del sur España desde que la banda terrorista rompió la tregua el pasado diciembre.

Mayor Oreja manifestó que "todos los indicios parecen confirmar" que los detenidos están implicados en "todas las acciones atribuidas" a este comando, del que destacó "su marcado carácter itinerante".

Los agentes intervinieron a Solana e Iragui -que resultó herido en el tiroteo que mantuvo con la Policía antes de ser detenido- sendas pistolas, y en el piso que utilizaban en Sevilla fueron encontrados un kilogramo de explosivo y "numeroso" material que está siendo analizado, según informaron fuentes policiales.

También se localizó otro apartamento en Sevilla, pero en la actualidad no era utilizado por los miembros de la banda terrorista. Según manifestó el titular de Interior, las detenciones fueron fruto del trabajo y el estímulo de las fuerzas de Seguridad, que estaban en estado de alerta.

Poco después de las honras fúnebres, más de 50.000 personas se concentraron para expresar su repulsa a ETA en la plaza adyacente al Ayuntamiento de la ciudad, edificio del que colgaba un enorme crespón negro.

La concentración estuvo presidida por José María Aznar que compartió la tribuna con el presidente regional andaluz, Manuel Chaves, entre otras autoridades locales y nacionales.

El alcalde sevillano, Alfredo Sánchez Monteseirín, se dirigió a los congregados, que portaban pancartas con lemas como "Basta ya, ETA no", en un discurso en el que subrayó que "la brutalidad del inhumano salvajismo terrorista no podrá amedrentar a este pueblo".

Reconoció que "estamos conmovidos" por el asesinato de Muñoz Cariñanos, "pero somos inconmovibles en la solidez de nuestras convicciones democráticas" que "nada quieren saber de violencia y de muerte", porque "somos amantes de la vida", recalcó.

El alcalde reclamó justicia "para los autores de este crimen y sus cómplices" y señaló que "la confianza ciudadana en las fuerzas de seguridad no se vio defraudada".

También en Madrid y en Bilbao, en el País Vasco, entre otras ciudades, se produjeron manifestaciones de rechazo al terrorismo que se sucedieron a las concentraciones en silencio frente a las instituciones democráticas que tuvieron lugar esta mañana en diversos puntos de España.

El cuerpo de Antonio Muñoz Cariñano, la decimoquinta persona asesinada por ETA en lo que va del año, será enterrado en Gines (Sevilla), la localidad donde residía.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores