Denuncian nueva oleada de represión contra disidentes cubanos

La seguridad estatal cubana ha llevado a cabo este mes una nueva "oleada de represión", deteniendo a 85 disidentes a través de la isla y hostigando a otros, para frustrar actividades de oposición, dijo el jueves un grupo de defensa de los derechos humanos.

19 de Octubre de 2000 | 19:46 | Reuters
LA HABANA.- La seguridad estatal cubana ha llevado a cabo este mes una nueva "oleada de represión", deteniendo a decenas de disidentes a través de la isla y hostigando a otros, para frustrar actividades de oposición, dijo el jueves un grupo de defensa de los derechos humanos.

De los 85 detenidos desde el jueves 5, casi todos fueron liberados después de unas cuantas horas o días, pero hay tres activistas que siguen en prisión, dijo la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional en un documento enviado a los medios extranjeros.

"La mejor prueba de que los detenidos ... no habían cometido ningún delito específico está en el hecho mismo de la liberación, sin cargos, de la inmensa mayoría de los afectados", dijo el presidente del grupo disidente, Elizardo Sánchez.

Las detenciones parecen responder a una serie de discretas actividades opositoras en las últimas semanas, incluyendo planes para ruedas de prensa, ayunos de protesta y reuniones de maestros y sindicalistas disidentes.

Las medidas no estuvieron relacionadas con la decisión en el Congreso de Estados Unidos de modificar el embargo económico impuesto a la isla para permitir la venta de alimentos y medicinas.

Además de las 85 detenciones, la comisión mencionó los casos de otros 11 disidentes que presuntamente fueron expulsados de una diversidad de lugares, y de siete a los que se ordenó reportarse a delegaciones policiales.

Uno de los detenidos recién liberados, Carlos Ríos, que pertenece al disidente Colegio de Pedagogos Independiente de Cuba, describió a Reuters cómo lo detuvieron en su casa de La Habana en la madrugada del lunes pasado.

Primero, la seguridad del estado le ofreció un almuerzo y una charla en una casa en las afueras de La Habana, antes de llevarle a una celda. "Están molestos porque estamos organizando estas actividades. Quieren neutralizar todo", dijo.

Ríos dijo que le liberaron este miércoles del centro de detención Cien y Aldabo, donde compartió una celda con dos delincuentes comunes. Dijo haber sido bien tratado, y incluso recibió la visita de médico cuando entró la cárcel.

"Voy a continuar, vamos a continuar nuestras actividades. Esto es un reto", agregó Ríos, quien dice haber sido detenido más o menos 10 veces en el último año.

El informe pareció corroborar la evidencia anecdótica de varios de los pequeños y fragmentados grupos de disidentes en Cuba, que en los últimos días tuvieron que suspender sus mítines por la detención de sus miembros.

La comisión también acusó a las autoridades cubanas de "un inquietante hecho de inusitada brutalidad policial", cuando el periodista disidente y ex prisionero Víctor Rolando Arroyo Carmona fue, según los informes, "brutalmente vejado y agredido físicamente" por funcionarios del Ministerio del Interior el jueves 12 en la población de Guines.

"Me uno al pedido de justicia en el caso de Arroyo Carmona y manifiesto mi confianza en que el gobierno de Cuba ordenará una profunda y urgente investigación de estos hechos, de manera que no queden impunes semejantes actos ilegales de brutalidad policial", dijo Sánchez.

Normalmente, Cuba no responde públicamente a las denuncias de individuos sobre detenciones o maltrato de disidentes y no fue posible contactar este jueves a funcionarios para que comentasen el caso.

Autoridades niegan que se use la violencia

Pero en términos generales, La Habana mantiene que todos los adversarios del sistema político unipartidista del presidente Fidel Castro son revoltosos contrarrevolucionarios que trabajan instigados por su archienemigo, el gobierno estadounidense.

Aunque La Habana hace énfasis en que los disidentes sentirán el vigor de la ley si infringen el código penal cubano, Castro insiste, con frecuencia, en que su gobierno jamás ha desaparecido, torturado o asesinado a un solo opositor.

"Nuestro sistema político funciona con una seriedad, estabilidad, participación social y honradez pública, que en nada se parece a lo que ocurre todos los días en casi todas partes de nuestro sufrido mundo", dijo el Partido Comunista de Cuba en un comunicado reciente.

"Jamás se usó la violencia contra la población. Durante cuatro décadas nunca se ha visto un solo acto de represión al pueblo ni se han empleado jamás gases químicos y otros sofisticados y amenazantes medios, algo que es cotidiano en los países más ricos y desarrollados, con poquísimas excepciones", agregó el comunicado.

El grupo de derechos identificó a los tres disidentes aún en prisión tras las redadas de este mes como Carlos Oquendo, José Aguilar y Pedro Pablo Alvarez, quienes han roto con organizaciones afiliadas al estado para unirse a pequeños grupos de maestros y obreros disidentes.

La comisión aseguró que las medidas de fuerza durante el mes de octubre fueron "la segunda más grande oleada de represión política" en Cuba, desde las implantadas a fines de 1999 y principios de 2000, luego de la Cumbre Iberoamericana de jefes de estado y gobierno de América Latina, España y Portugal.

Los disidentes lograron una prominencia sin precedentes al margen de esa cumbre en La Habana, en la cual algunos de los líderes participantes instaron a Cuba a instaurar un sistema pluralista, en lugar del unipartidista impuesto poco después del triunfo de la Revolución de Castro, en 1959.

Castro rechaza con encono todas las críticas extranjeras de su historial de derechos humanos y dice que son parte de una revancha política injusta liderada por Estados Unidos contra el socialismo de estilo cubano y desconoce sus logros sociales, tales como los conseguidos en materia de atención médica y educación universal gratuitas.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores