Líderes árabes se la juegan por la paz en cumbre de Egipto

Reunidos en Egipto, los líderes de las naciones árabes discuten el futuro de las relaciones con Israel ante la ola de violencia que sacude la región hace dos semanas. Ante la negativa de los mandatarios de congelar todo tipo de relaciones diplomáticas con la nación hebrea, la delegación libia abandonó la reunión.

21 de Octubre de 2000 | 15:23 | AP
EL CAIRO.- La delegación libia se retiró este sábado de la cumbre árabe al no haber acordado que Egipto y Jordania suspendan sus relaciones diplomáticas con Israel, ante la violencia callejera que ha causado más de 100 muertos, en su mayor parte palestinos, en las últimas tres semanas en Cisjordania y la Franja de Gaza.

El retiro de la delegación libia demostró la preponderancia de los moderados como el Presidente egipcio Hosni Mubarak en la cumbre.

"La cumbre no incluye una clara condena a Israel, o por lo menos una propuesta de la suspensión de relaciones diplomáticas, que es lo menos que se puede hacer", dijo la delegación libia en una declaración.

Mubarak inauguró una cumbre al día siguiente de que los esfuerzos de instaurar la calma fueron frustrados por uno de los peores días de violencia en Cisjordania desde que estallaron los enfrentamientos callejeros hace tres semanas.

En respuesta a la violencia, el Primer Ministro israelí Ehud Barak dijo que el estado judío se retirará indefinidamente después de la cumbre árabe para reevaluar su política en las conversaciones de paz. Israel sigue la cumbre atentamente para ver cómo actuarán los palestinos una vez que reciban el respaldo de sus aliados árabes.

Los líderes árabes, reunidos por primera vez en cuatro años, tratan de establecer un equilibro entre mantener el proceso de paz y aplacar las expresiones públicas de indignación en el mundo árabe que exigen enérgicas medidas contra Israel.

El líder palestino Yasser Arafat dijo que su pueblo se enfrentaba "al peor tipo de matanzas masivas, bombardeos, además de un grave asedio". Pese a ello, agregó, "nuestra opción es la opción de una paz permanente justa y completa".

"Nuestro objetivo es liberar nuestra tierra, establecer un estado independiente... con Jerusalén como su capital y el regreso de los refugiados", destacó Arafat, al hablar después de Mubarak y después de guardar un momento de silencio en memoria de los palestinos caídos.

Mubarak con una expresión sombría instó a Israel a probar que también deseaba la paz.

Mubarak advirtió que Israel ha demostrando una tendencia "a la provocación" al cerrar los territorios palestinos, "aterrorizando a civiles inocentes y matando a niños indefensos y dejando libres a colonos extremistas armados".

"Insistimos en que den garantías de que no ésto no se repetirá bajo ninguna circunstancia", destacó.

Fue uno de los discursos más importantes de la carrera de Mubarak, a continuación del fracaso de la tregua que él y el Presidente de Estados Unidos, Bill Clinton ayudaron a acordar al comenzar esta semana en el balneario egipcio de Sharm el-Sheij.

Ayer se produjeron los más violentos enfrentamientos de las tres cruentas semanas. Milicianos palestinos dispararon contra soldados israelíes, provocando una masiva respuesta de disparos que dejó nueve palestinos muertos y 103 heridos. Los enfrentamientos continuaron hoy sábado, mientras se realizaban los entierros de los caídos ayer.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores