Policía mexicana tras la pista del dueño de discoteque incendiada

La policía de la capital mexicana estaba tras la pista del propietario de centro nocturno que el viernes se incendió con un saldo de 19 muertos y decenas de heridos.

21 de Octubre de 2000 | 19:20 | AP
MEXICO DF.- La policía de la capital mexicana estaba tras la pista del propietario de centro nocturno que el viernes se incendió con un saldo de 19 muertos y decenas de heridos.

La orden girada por la jefa del gobierno capitalino, Rosario Robles, fue hecha tras la denuncia de la delegada de una de las 16 circunscripciones en que se divide la capital de la existencia de "peligrosas mafias" que operan establecimientos disfrazados de cabaret.

Robles ordenó el viernes la detención del propietario del centro nocturno llamado "Lobohombo", Alejandro Iglesias, para procesarlo por "homicidio imprudencial".

La Procuraduría de Justicia del Distrito Federal convocó a la prensa para informar los avances de la investigación y arresto de Iglesias para la tarde del sábado.

El fuego devoró el viernes gran parte del enorme local nocturno "Lobohombo", ubicado en el tramo central de la célebre avenida Insurgentes de la ciudad de México, poco antes de cerrar sus puertas al despuntar el alba.

Según testigos citados por redes radiales, el incendio comenzó tras una fuerte explosión de origen desconocido. Algunas versiones extraoficiales señalaron que el fuego pudo haber sido provocado por un cortocircuito.

El director del gubernamental Servicio Médico Forense, José Ramón Fernández, precisó el sábado en una entrevista radial que fueron 19, y no 20 como trascendió inicialmente, los cadáveres recuperados después del incendio.

Agregó a la cadena Radio Red que la identificación de las víctimas se complicaba debido al nivel de quemaduras, por lo que sólo un cuerpo ha sido reconocido.

"La totalidad de ellos tienen quemaduras que llegan a la carbonización", dijo el médico.

Asimismo, dijo que las autopsias aplicadas indican que la muerte de algunas personas pudo haber sido "por intoxicación por monóxido de carbono".

El desastre originó el sábado un debate público sobre la operación de los centros nocturnos con un llamado para terminar con la corrupción que les permite abrir a pesar de las violaciones a los códigos de seguridad.

Dolores Padierna, que preside la delegación Cuauhtémoc, donde se ubicaba el inmenso centro nocturno "Lobohombo", denunció el viernes que el cabaret, una mezcla de discoteca de música tropical y escenario de espectáculos para adultos, había sido clausurado 11 veces.

La funcionaria de una de las circunscripciones en que se divide la capital de nueve millones de habitantes, dijo que las clausuras habían sido por irregularidades en las instalaciones y el funcionamiento en el cabaret, de unos 3.000 metros cuadrados de superficie.

Padierna, del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), aseguró que tras las clausuras, los jueces federales concedieron otros tantos amparos legales a "las peligrosas mafias" que operan estos establecimientos.

La funcionaria identificó a Ibarra, propietario de "Lobohombo", como cabeza de "una mafia de 'giros negros' (presuntos burdeles disfrazados)" y lo acusó de poseer unos 80 establecimientos en la jurisdicción Cuauhtémoc.

Según la agencia Notimex durante la madrugada del sábado se llevó a cabo una operación con 100 policías de la Procuraduría de Justicia de la capital en bares, centros nocturnos y discotecas de una céntrica zona turística de gran densidad de establecimientos comerciales y de diversión nocturna.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores