Arabes decididos a reducir relaciones con Israel

La cumbre del Cairo invitará el domingo a los países árabes a reducir al mínimo sus relaciones con Israel, dándoles al mismo tiempo libertad de decisión, una medida que Libia calificó de timorata y tras lo cual se retiró de la reunión en señal de protesta.

21 de Octubre de 2000 | 20:19 | AFP
EL CAIRO.- La cumbre del Cairo invitará el domingo a los países árabes a reducir al mínimo sus relaciones con Israel, dándoles al mismo tiempo libertad de decisión, una medida que Libia calificó de timorata y tras lo cual se retiró de la reunión en señal de protesta.

Los participantes a la cumbre árabe, 15 jefes de Estado de un total de 22 países miembros de la Liga Arabe, culminaron la noche del sábado su primera jornada de trabajo, marcada por el endurecimiento del discurso hacia Israel, cuyo ejército mató este sábado a cinco palestinos.

La resolución final de la cumbre, que la noche del sábado será examinada por los ministros de Relaciones Exteriores, da a cada país la posibilidad de elegir las medidas convenientes respecto de sus relaciones con el Estado hebreo.

Libia -representada por su delegado ante la Liga Arabe- se retiró de la cumbre este sábado para protestar contra ese proyecto que, en su opinión, no llama claramente a romper las relaciones con Israel.

La víspera, el Primer Ministro israelí, Ehud Barak, amenazó con suspender el proceso de paz inmediatamente después de la reunión panárabe, si no cesa la violencia en los territorios.

El Presidente de la Autoridad Palestina, Yasser Arafat, sostuvo este sábado al margen de la cumbre que "la Intifada de (la mezquita) de Al-Aqsa continuará y triunfará", en declaraciones a la televisión egipcia.

Israel consideró que el discurso de Arafat está hecho de "provocaciones sin fundamento hacia Israel", indicó el portavoz del Gobierno, Nachman Shaí, pero se felicitó de la posición adoptada por el presidente egipcio, Hosni Mubarak. "Es muy importante escuchar el compromiso del Presidente Mubarak en favor del proceso de paz", indicó Shaí.

En la cumbre, el príncipe heredero saudita, Abdalá Ben Abdel Aziz, reclamó "la suspensión de cualquier relación con el Estado hebreo". Su tono fue particularmente duro contra Estados Unidos, responsabilizándolo del "derrumbe" del proceso de paz.

"Algunos círculos en Israel interpretaron erróneamente la posición árabe y no la evaluaron correctamente. No somos una nación (árabe) débil que sólo tiene una opción. Somos una nación que eligió la paz, luego de haber agotado su fuerza y capacidad", dijo Mubarak en la cumbre.

"Hemos elegido la paz, pero la paz de los fuertes. La paz de los débiles significa perder" los territorios ocupados por Israel, afirmó el jefe de Estado sirio, Bachar al Assad.

El ministro palestino de Información, Yasser Abed Rabbo, afirmó que "las manifestaciones contra la ocupación israelí continuarán" en los territorios ocupados, al hablar al margen de la cumbre árabe.

Dijo que al hablar de la Intifada, Arafat, pensaba en "las manifestaciones pacíficas que expresan la cólera de las masas contra la ocupación".

En Jerusalén, el ministro interino israelí de Relaciones Exteriores, Shlomo Ben Ami, estimó que Israel no puede "permitirse abandonar la opción diplomática", al día siguiente de la decisión del Primer Ministro israelí, Ehud Barak, de hacer una "pausa" en el proceso de paz.

El ministro de justicia israelí, Yossi Beilin, se pronunció contra cualquier "pausa" en el proceso de paz, estimando que "sería un grave error para nosotros hacer una pausa en el proceso de paz".

Según el proyecto de resolución final, del cual la AFP obtuvo una copia, la cumbre árabe pedirá a la ONU la creación de un Tribunal Penal Internacional para juzgar a "los criminales de guerra israelíes, autores de matanzas de palestinos y de árabes en los territorios ocupados" y "garantizar la protección del pueblo palestino".

También pedirá la "creación de una comisión de investigación internacional imparcial, en el marco de la ONU, que presentará su informe al Consejo de Seguridad".

En el terreno la violencia dejó este sábado cinco muertos y más de 200 heridos en la Franja de Gaza y en Cisjordania, durante manifestaciones de apoyo a la Intifada.

La cantidad de muertes desde el estallido de la violencia, el 28 de septiembre, asciende a 128 (108 palestinos, 12 árabes israelíes, siete israelíes judíos y un soldado druso del ejército israelí) y unos 4.000 heridos, en su inmensa mayoría palestinos.

Varios miles de colonos manifestaron este sábado por la noche en Jerusalén para que cese cualquier negociación con los palestinos, mientras que una manifestación por la paz reagrupó a unas 2.000 personas en Haifa (norte de Israel).

En Sanaa, casi un millón y medio de yemenitas manifestaron este sábado para expresar su respaldo a los palestinos y reclamar decisiones firmes en la cumbre árabe de El Cairo.

También se registraron manifestaciones de apoyo en el Cairo y en Damasco.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores