Nuevo atentado con coche-bomba en el País Vasco deja un muerto

El funcionario de prisiones Máximo Casado Carrera, de 44 años, fue asesinado este domingo en la norteña ciudad española de Vitoria, en el País Vasco, al explotar una bomba colocada en su coche por la organización separatista vasca ETA.

22 de Octubre de 2000 | 05:30 | DPA
VITORIA.- El funcionario de prisiones Máximo Casado Carrera, de 44 años, fue asesinado este domingo en la norteña ciudad española de Vitoria, en el País Vasco, al explotar una bomba colocada en su coche por la organización separatista vasca ETA.

La víctima, casado y padre de dos hijos, era uno de los funcionarios jefe de la cárcel de Nanclares, donde trabajaba desde hacía unos quince años. Estaba afiliado al sindicato Comisiones Obreras y durante un tiempo fue delegado sindical de la prisión.

Según las primeras investigaciones de la Ertzaintza (policía autónoma vasca), el explosivo que utilizó ETA era una "bomba-lapa" colocada en los bajos de su vehículo y detonó en el garaje de la vivienda de Casado cuando éste accionó la llave de contacto.

La explosión se produjo a las 5:45 GMT y, como el aparcamiento está situado en los bajos del edificio, se produjo un fuerte estruendo que alertó a los vecinos.

El coche quedó completamente destruido y el funcionario murió en el acto. La viuda, que sufrió una gran conmoción, recibió la noticia por parte de la Ertzaintza, cuando bajó de su domicilio a enterarse de lo que había ocurrido.

Al lugar del atentado se han acercado numerosas personalidades, como el ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, quien recordó que en ese mismo edificio se produjo hace unos meses un ataque de violencia callejera contra dos miembros del Partido Popular (PP), al que pertenece el presidente del gobierno, José María Aznar.

Aznar, se enteró de la noticia en Teherán, cuando se disponía a reunirse con el presidente iraní, Mohammed Jatami. El jefe del Ejecutivo español anunció que no variará la agenda de su visita a Irán, como hizo en otras ocasiones.

La capilla ardiente con los restos mortales de Casado fue instalada esta tarde (local) en la sede de la subdelegación del Gobierno en Alava. El funeral se oficiará mañana.

El "lehendakari" (jefe de gobierno vasco), Juan José Ibarretxe, acudió al lugar junto a cuatro consejeros de su gabinete, el presidente del Parlamento vasco, Juan María Atutxa, y el alcalde de Vitoria, Alfonso Alonso, entre otros.

Con Casado, asciende ya a 16 el número de víctimas mortales causadas por ETA tras la finalización, en diciembre pasado, de su autoproclamada tregua.

Además, el asesinato de hoy se produce justo ocho meses después de que la organización separatista matara en la misma ciudad al portavoz del Partido Socialista de Euskadi (PSE-EE) en el Parlamento vasco, Fernando Buesa, y su escolta, el ertzaina Jorge Díez.

El atentado contra Casado se produce también horas después de que en Bilbao, unas 150.000 personas salieran a la calle para protestar contra la violencia de ETA, en una manifestación masiva convocada por el gobierno regional del País Vasco bajo la consigna "Paz. ETA no".

Ibarretxe encabezó la marcha, a la que adhirieron además el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) -encabezado por su secretario general, José Luis Rodríguez Zapatero- y representantes de otros partidos y sindicatos.

Sin embargo, el PP no participó en la manifestación en protesta por la colaboración del partido del lehendakari, el nacionalista moderado Partido Nacionalista Vasco (PNV), con fuerzas políticas próximas a ETA.

En el acto, la viuda del ex gobernador socialista Juan María Jauregui, asesinado por ETA en julio pasado, apeló a "dejar las luchas partidistas" para conseguir un futuro "sin miedo al tiro en la nuca" y al mismo tiempo pidió a la organización separatista que escuche la llamada de la población a poner fin a los actos de terror.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores